martes, 16 de septiembre de 2014

ZAPATERO CONTRA MILITANTES, MILITANTES CONTRA ZAPATERO...


ZAPATERO CONTRA MILITANTES. MILITANTES CONTRA ZAPATERO.
.. Y TODOS CONTRA TODOS, EN LAS LINDES DE UN ABATIDO “PSOE”. PRIMERA PARTE: "La Noche transfigurada", de Arnold Schomberg (léase J.L.R. Zapatero); ni dodecafonismo ni música atonal. ================================= En El País de hoy se puede leer: “El Gobierno y los barones arropan a Zapatero ante el ataque de Barreda”. Y a mí se me ocurre: “Si Barreda que no es mastuerzo, un mamacallos, detrás suya, tiene que haber mucha más gente. Todos “callaos”, estómagos agradecidos en un país de cobardes. Lo confirman las páginas 10 y 11 de El País de hoy. Lo confirma la viñeta de Peridis: Vemos a un Zapatero y dos más despeñándose, y leemos ¡Sálvese quien pueda!, con un Rajoy en su diván, pensando: “No hacer, no decir. Sólo...disfrutar”. El PSOE camina (en La Noche Transfigurada, opus 4, sinfonía de cámara, en mi bemol mayor) hacia una catástrofe electoral. Lo dicen las encuestas de la Prensa adicta al partido socialista. Lo confirma ese desafinado y falso “clamor” que exhalan algunos militantes del PSOE cuando repiten una y otra vez: “Estamos como una piña”. Si fuese verdad, no lo dirían. Cuando lo cacarean sacando pecho, es la prueba de que no es verdad. “Excusatio non petita, accusatio manifesta”, decían los latinos. … … … Érase una vez aquel Miguel Ángel (pintor, escultor y arquitecto) que acostumbraba a trabajar por las noches en el silencio de su taller. Siempre solo, rompiendo la oscuridad con una bujía que se colocaba atada en la frente. A esas horas de la noche, como tantos artistas de la época, Miguel Ángel se dedicaba a la disección de cadáveres para estudiar la contextura del cuerpo humano y así reproducirla más real y más viva. Para no ser acusados de profanadores, lo mismo Miguel Ángel que otros genios del Renacimiento, llevaban a cabo esta tarea en el fondo de la noche. Pero no era esto lo que ocultaban, ni éste el miedo que los llevaba al secreto. Quiero explicarlo a modo de parábola algorítmica, porque así acontece en el PSOE de Zapatero. En la época de Miguel Ángel, había un tirano en Nápoles, un tal Fernando, que tenía en vitrinas (disecados y vestidos con sus trajes) a los enemigos que había capturado muertos. Y, en jaulas, a los que había conseguido atrapar vivos. Todas las noches, antes de irse a la cama, solía pasearse entre ellos (mezclando los muertos con los vivos) para después dormir con la tranquilidad del deber cumplido. Aquel tirano de Nápoles así como los genios del Renacimiento y ahora en España Zapatero con sus huestes, practicaban y practican el criptoanálisis: No conociendo casi nada de NADA, quieren darnos a entender que lo saben todo. Sólo saben lanzar mensajes. Son de lo más cojonudo. Observen páginas enteras en todos los periódicos; observen avenidas, plazas y calles desde Madrid, Barcelona, Valencia o Sevilla hasta el último de los pueblos. Todo está inundado de propaganda gubernamental. En todas partes podemos leer: “EL GOBIERNO DE ESPAÑA”; después, “el Ministerio tal”; y debajo, lo que sea, cualquier cosa, “arreglar una acera para carril de bicicletas” (100 millones de pesetas”) o cambiar el césped de de un campo de fútbol (300.000 euros), siempre al “deficit” público, paga el bolsillo de los contribuyentes. Pero el subconsciente “traga”: “EL GOBIERNO DE ESPAÑA” se desvela y sacrifica por nosotros, día y noche (las 24 horas del día) para nuestro bien. Hay que estarle agradecidos. Éste es el rostro del Gobierno, un caudal de sonidos, vacío de musicalidad. Porque desafinan... España está plagada de políticos pillines sin talento ni escuela. Desde un inútil y un tanto cobarde Moratinos (lo demuestra su estratagema ante Marruecos y ahora Venezuela), hasta el muy inteligente pero mentiroso Rubalcaba, pasando por los líderes del PP sin ideas ni carisma, que también andan a la greña. Los otros, “ni fu ni fa”; están sólo para “tú nos das dinero, nosotros votamos lo que tú digas”. Y, en medio de un desierto así, la figura recortada de don José L. Rodríguez Zapatero no supera el umbral de sus gloriosas intenciones. Quiso ser el Schoemberg de la música dodecafónica y se nos queda en música atonal. Es Tchaikowsky en política “mezzo forte”, componiendo siempre el mismo “rondó en 6 por 8”, al que se le escucha con agrado, no sólo por la ausencia de tópicos o vulgaridades, sino también por las atractivas (a veces sorprendentes) soluciones. En sus comienzos, nos pareció ser algo muy nuestro. Con él habíamos creído sentir la presencia de una generación frente a aquellas pasadas generaciones ya en declive que nos habían gritado “Viva esto”, “Arriba lo otro”, cuando en España -nos decían- “comenzaba a amanecer”. Votar Zapatero se nos vendió como si fuera defender algo distinto, era votar “otra cosa”. Ay, ¿qué cosa? La inmadurez, la impudencia o atrevimiento, lo aparentemente mayestático, hasta que nos fuimos dando cuenta de que todo devenía en constante y lastimosa IMPROVISACIÓN. Rodriguez Zapatero (igual que aquellos genios del Renacimiento, auténticos titanes de la creación y el arte), a partir de LAS PRIMARIAS MADRILEÑAS, acabó ingresando en el tobogán de los perdedores. No supo reconocerlo. No supo darse cuenta de que, siendo Presidente de todos los españoles, siendo Secretario General del PSOE, no debiera haberse aplicado en favor de un candidato (Trinidad Jiménez), acallando y pretendiendo eliminar a la otra parte (Tomás Gómez). La parte que, al final, triunfó. Triunfó a pesar de que hubo mucho juego, poco limpio y entre bastidores, liderado por mi paisano Pepe Blanco. Después, los parabienes y caricias de gato. Y ése “estamos todos como una piña”. Desde el pasado domingo (03.10.2010) por la noche, Zapatero ya nunca será el mismo de antes. A partir de tal fecha y debido al “revolcón” de las Primarias, Zapatero es otra cosa. Utilizando el símil del comportamiento de aquel tirano del Renacimiento en Nápoles, don José Luis Rodriguez Zapatero, es ahora un Presidente recluído en esa jaula que es el palacio de la Moncloa, para muy pronto convertirse en un ser disecado en las vitrinas de la historia. Pero él nunca será responsable de nada. Será leyenda: un mito apasionante, incapaz de crear una esperanza. Culpables, aquellos desacertados consejeros de su alrededor; los arquetipos de una Leire Pajín, José Blanco, don Manuel Chaves o un bolero Alfredo P. Rubalcaba. De manera que... Después de arropar descaradamente a Trinidad Jiménez y fracasar, todos los anteriormente citados debieran dimitir. Dejarse de política y retornar a la horma de sus zapatos. En los tiempos libres, pueden volver a escuchar música, un arte que apacigua las conciencias. -A nuestro Presidente Sr. Zapatero le aconsejaría la suite del Ballet “Cascanueces”, porque si Tchaikowsky es uno de los compositores más populares del mundo entero, todavía sigue siendo menospreciado por un amplio sector de aficionados, que todavía ignoran cuánto le deben un Ravel o un Strawinsky y no sólo al color instrumental de sus partituras. -A don José Blanco, le aconsejaría yo la “Misa Aeterna Christi Munera” de Giovanni Palestrina. -A Leire Pajín, el “Alegro bárbaro” de Bela Bartok. -A don Manuel Chaves, el “Oratorio de Navidad” de Juan Sebastián Bach. -Y a Rubalcaba, los “12 Preludios” (primer libro) para piano de Claude Debussy, interpretados por Friedrich Gulda, disco 30 cm.33 1/3 r.p.m. (Decca LXT, 5.116). … … … Amigos míos: La música es el lenguaje de Dios. César R. Docampo
http://lacomunidad.elpais.com/latabernadelosmares/2010/10/09/zapatero-contra-militantes-militantes-contra-zapatero-/ 2010-10-09T20:59:37Z
César latabernadelosmares@yahoo.es

No hay comentarios:

Publicar un comentario