domingo, 14 de septiembre de 2014

¡"VEINTICUATRO ROSAS" PARA UNA MUJER...! (41)
24 ROSAS PARA UNA MUJER: Benazir Bhutto, tiroteada por un suicida de Al Qaeda. 24 Rosas a todas las mujeres, en la canción de Diana Navarro. . . . Al principio de los tiempos regía el matriarcado. La mujer paría y el hombre cuidaba a los hijos mientras ella recibía embajadas y administraba haciendas. La Historia revienta de mujeres verdaderamente importantes: Eva (costilla de Adán), la Reina Saba, Helena de Troya culpable de la destrucción de dos ciudades por culpa de su hermosura, Cleopatra, María la madre de Jesús, Isabel I la Católica, Catalina la Grande, la Reina Victoria, Marie Sklodowska-Curie (dos veces Premio Nóbel), Mata Hari, Rosa Luxemburgo, Sor Juana Inés de la Cruz, Eva Perón, Indira Gandhi, madre Teresa de Calcuta, Margaret Thatcher, Pamela Anderson, Golda Meir, Rigoberta Menchu, Nadia Commaneci, Steffi Graff, Isabel Allende, Lis Taylor, Madonna, Nicole Kidman, Donatella Versacce, etc., etc., nuestras propias madres, nuestras hijas y hermanas. . . . Hasta no hace mucho la mujer sobresalía en la pantalla, en los escenarios, en las pasarelas o en revistas del corazón. Así iban naciendo algunos mitos con muchas plumas y pies de barro: Marilyn Monroe ha sido y es un mito como lo es el Che Guevara, lo mismo que Eva Gardner, o Nadiuska la de ojos almendrados, mujeres todas ellas irrepetibles. Así también muchas otras: Naomi Campbell, Natasha Khan o Penélope Cruz. En el verano de 2005 surgió la nueva sex simbol, Elsa Pataky. Muy bien en “Al salir de clase”; muy bien en el cine (“Tío vivo”), pero no así en el teatro, por ejemplo en “Ninette” (de Miguel Mihura, versión cineasta de José Luis Garci). No es que estuviera mal la chica, ni artística ni físicamente, pero “daba” gorda: demasiado pecho, demasiadas caderas y demasiado trasero. Se nos estaba degradando el mito femenino. Para colmo, apareció la Pantoja a la que Julián le tiró los tejos y ella se dejó seducir. Porque, antes, la Pantoja había sido contratada por Julián para cantar en Marbella; caché 12 millones de pesetas. Los dos acabaron en la cárcel por un tiempo, pero en el aire se ve un hombre desdichado y una mujer vieja, observando todos el recorrido y alcance de alguna traición. El dinero no da la felicidad. . . . “Por ahí va la Piedad tan sola… Por ahí va a deshora, Cuanto dolor tatuado en su piel. Mira como va…”, canta Diana Navarro, quien en el 2005 lanzó su primer disco “No te olvides de mí”, del que enseguida vendió 200.000 copias y fue nominada a los Gramy latino como artista revelación. Después vino su “Mare mía”, un canto a la Virgen, en latín, copla o más bien saeta y canto a la “Virgen de la Piedad” (Madre de la Soledad), y “Caracoles”, redoliente augurio anticipándose al dolor y soledad que hoy nos traen las noticias, noticias de mujeres en telediarios y prensa internacional: VEINTICUATRO ROSAS. “Veinticuatro rosas heridas de ti… ¡Es tan dulce el amor que te doy…! Son veinticuatro latidos de más Cuando sé que te vas.. Cruzando el espacio, despacio…” Prodigiosa voz la de Diana Navarro, desde su contristada ciudadela, imaginando vivencias de marquetería doliente, con suavidad y fuerza, invadiendo la oscuridad de las almas de nuestras mujeres rotas. “Mujer rota” es el título de una novela de Simone de Beauvoir, a la que quisiera referirme en estos momentos porque en ella, y sobre todo en su grandiosa obra "EL SEGUNDO SEXO", nos ha dejado el más grande estudio sobre los avatares infinitos de tantas mujeres avasalladas subiendo al cadalso a trancos y puntapiés porque hasta hace poco reinaba y aún prevalece aquel pensamiento pitagórico: “Hay un principio bueno que ha creado el orden, la luz y el hombre, y un principio malo que ha creado el caos, las tinieblas y la mujer”, decía Pitágoras. Por desgracia en el día de hoy son mujeres quienes ocupan los titulares en todos los periódicos, no para despertar admiración (salvo Carla Bruni, cantante y ex modelo, compañera sentimental de Sarkozy). El brutal asesinato de Benazir Butho en Rawalpindi se suma a otras desdichas de misterioso dolor: El desesperado rescate de dos mujeres secuestradas en Somalia (la médico leonesa de 51 años, Mercedes García y la enfermera argentina Pilar Bauza, ambas cooperantes de Médicos sin Fronteras). Y al mismo tiempo, dentro de pocos momentos, llegarán a Caracas tres seres humanos, dos mujeres y un niño de cuatro años. Consta que el presidente colombiano Álvaro Uribe aceptó el plan de Hugo Chávez para la liberación de los tres rehenes en manos de la guerrilla de las FARC. Aunque sabemos que están siendo recogidas por aviones venezolanos en un lugar indeterminado de la selva colombiana, ninguna mujer del mundo quisiera haberse visto en el pellejo de Clara Leticia Rojas, que viene con su hijo pequeño (no hijo de su marido que murió en el asalto cuando ella fue secuestrada hace seis años, sino de un guerrillero, por la fuerza y ¡a ver de quién!). Junto a Clara, también viene Consuelo González de Perdomo, dos mujeres hundidas y destrozadas sin poder ni siquiera sonreír, vive Dios. “… Las contradicciones que oponen la carne al espíritu, el instante al tiempo y lo absoluto del placer a la nada del olvido, no se eliminarán jamás", escribe Simone de Beauvoir. Canta Diana Navarro: "Veinticuatro rosas heridas de ti… ¡Es tan dulce el amor que te doy…! Son veinticuatro latidos de más Cuando sé que te vas.. .” . . . Mañana sábado, 29 de Diciembre, en el pabellón municipal de deportes de un pueblo de Andalucía, su equipo femenino de fútbol se enfrenta al Atlético Torcal de Málaga. ¡Para festejarlo!, porque sin violencia y sin espantos, las mujeres en un pequeño rincón de Andalucía disfrutan de juventud, alegría y libertad, practicando un deporte antes exclusivo del varón. Felicidades y no sólo por vuestra soltura de gentiles piruetas y movimiento. Significa esto que vuestro lugar en la sociedad ya no es el que antes se os asignaba. Ya no estáis sujetas a vuestro amo. Vuestra victoria significa que, entre otras cosas y por encima de las diferencias naturales, hombres y mujeres afirman sin equívocos su fraternidad. Para todas vosotras, desde mi Taberna de los Mares", el sentir y la fragancia de “24 Rosas”, en la voz de Diana Navarro: “Veinticuatro rosas heridas de ti… ¡Es tan dulce el amor que te doy…! Son veinticuatro latidos de más Cuando sé que te vas.. .” César R. Docampo
Volver arriba
Ver perfil de usuario Enviar mensaje privado
http://lacomunidad.elpais.com/latabernadelosmares/2007/12/28/-veinticuatro-rosas-una-mujer-41-/ 2007-12-28T11:33:41Z César latabernadelosmares@yahoo.es

No hay comentarios:

Publicar un comentario