domingo, 14 de septiembre de 2014

URGENTE REVISIÓN DE NUESTRO SISTEMA EDUCATIVO (37-B) SEGUNDA PARTE: “Borrar impurezas”. Revisar nuestro sistema educativo, por tratarse de un fenómeno masivo muy complejo y sutil, debido a la multiplicidad de factores que en él intervienen, obliga a mirar con lentes muy limpias para no proyectar y ver, en este problema, nuestras propias impurezas. Todas las explicaciones tienen su parte de sombra. Revisar nuestro sistema educativo implica que toda organización pública y privada debe tener una parte de responsabilidad en la educación. Todo empleo debe ser, a la vez, un lugar de aprendizaje. Todos los ciudadanos debiéramos ser, por turnos, maestros y discípulos. Un programa tal, quizás no respondería por sí sólo a los densos problemas de de nuestra educación, pero cubriría un buen trecho hacia esa meta. ¿Recuerdan ustedes que la EDUCACIÓN impartida en España es de las peores de toda Europa? Me refiero a nivel de resultados. Revisar nuestro sistema educativo, pues, obliga a subsanar la hendidura entre jóvenes y adultos, y ello a diversos niveles. Los jóvenes de hoy están en posesión de una serie de conocimientos que muchos adultos ni sospechan: el cine, la radio, la televisión, la prensa, internet, etc., entregan a nuestros jóvenes -y en poco tiempo- lo que muchos adultos no han adquirido en toda su vida. A los adultos, en general, les asusta el cambio. Prefieren lo malo conocido que lo bueno por conocer. Mientras, los jóvenes están viendo mil cosas que no van. Por ejemplo, los jóvenes no toleran la hipocresía de algunos adultos que les insinúan y enseñan valores que ellos mismos marginan de su vida adulta, pero a los jóvenes -dicen- hay que educarlos bien. Revisar nuestro sistema educativo obliga a incidir sobre más asuntos. Hay intereses ocultos, gremiales o partidistas, y esto exige ya tratar con adultos, algunos de los cuales tienen metas frecuentemente inconfesables. Aquí ya, como se dice, hay harina de otro costal, porque entonces las razones y la buena voluntad sirven sólo en la medida en que ayudan al propio negocio. ¡Cuántas veces, algunos modos de educación, construyen su visión parcializada, una visión adecuada a sus objetivos pero muy alejada de un reflejo fiel! ¡Cuántas veces, las ideas y también las imágenes tienen su propia opacidad al servicio de una falsedad! Cuando la Educación se ofrece con impurezas es que, para “alguien”, esas impurezas son una fuente de rentabilidad. . . . César R. Docampo http://lacomunidad.elpais.com/latabernadelosmares/2007/11/10/urgente-revision-nuestro-sistema-educativo-37-b-/ 2007-11-10T09:55:52Z César latabernadelosmares@yahoo.es

No hay comentarios:

Publicar un comentario