domingo, 14 de septiembre de 2014

Que todo el mundo sueña cada noche es un hecho comprobado. Sin embargo, es posible que muchos sueños no se recuerden al despertar. Con frecuencia los sueños son claras representaciones de la vida real de la persona, pero la mayoría son simbólicos y requieren una interpretación analítica por parte de alguien que sepa leer acertadamente los verdaderos significados de esos símbolos que nos dejan perplejos. Hoy la ciencia reconoce los aspectos terapéuticos del dormir y el soñar, desde la conclusión de que los sueños constituyen un aspecto esencial de la salud mental y física del hombre. Cuando una persona comienza a comprender sus actos,pensamientos y situaciones peculiares a través del escrutinio de los sueños, se vuelve más consciente de sus actitudes negativas y, en consecuencia, se ve forzado a examinarse de una manera más crítica. Una vez que ha podido descifrar correctamente sus sueños, es posible que ya no tenga necesidad de esa visita mensual al psiquiatra o consejero. . . . Los sueños pueden tener su origen en varias fuentes dentro de la mente. El subconsciente tiene tres niveles: En primer lugar está el nivel inmediato, que actúa justo por encima de la mente consciente. De este nivel provienen los sueños que están afectados por varios estímulos exteriores. Los que se originan ahí son con frecuencia frívolos e inconexos. En segundo lugar, un nivel superior del subconsciente inicia los sueños relacionados directamente con funciones fisiológicas específicas del soñador. Présteles atención, pues su objetivo es advertirle de una inmediata condición física nociva. En tercer lugar tenemos el nivel más alto del subconsciente, que origina sueños relacionados con nuestra condición mental. . . . Decirles que también es posible ver con claridad sueños emitidos por el subconsciente de otra persona. Durante el sueño nosotros podemos "conectar" mental o emocionalmente con un pariente cercano o amigo, y experimentar así las visiones y pensamientos que tiene esa persona mientras duerme. Esto es más frecuente entre dos almas biyectivamente involucradas por el amor: Madre-hijo; esposa-esposo; y amantes. Los sueños también pueden surgir del nivel supraconsciente de la mente. Desde ese lugar más profundo llega la evidencia de una conciencia realzada. La mente suproconsciente prepara visiones precognitivas y le proporciona la orientación espiritual que usted tanto necesita para llevar a cabo su objetivo en la tierra. Algunos eminentes parapsicólogos llegan a afirmar que muchas veces podemos despertar de un sueño muy apacible y profundo con una sensación expansiva de integridad eufórica. Y que esto suele suceder -dicen ellos- cuando, durante el estado de sueño, nuestro espíritu pasó algún tiempo con Dios. . . . Continuará. Saludos de César R. Docampo http://lacomunidad.elpais.com/latabernadelosmares/2007/09/27/el-lenguaje-los-suenos-26-/ 2007-09-27T15:19:15Z

No hay comentarios:

Publicar un comentario