domingo, 14 de septiembre de 2014

¿QUÉ SE VA HACER CON "El Valle de los Caídos"? (32) "No hay extensión más grande que mi herida, lloro mi desventura y sus conjuntos y siento más tu muerte que mi vida" (Miguel Hernández, 1910-1942) ========================================= Después de finalizar la Guerra Civil Española comenzaron a surgir por todos los pueblos de España cruces y monumentos en homenaje y recuerdo a los mártires caídos en esa fratricida contienda. En las paredes de las Iglesias, bajo los soportales de las Catedrales o, en la mayoría de los casos, en pequeños monumentos anexos a las Iglesias, se esculpieron los nombres de los caídos de cada localidad siempre encabezados por “CAÍDOS POR DIOS Y POR LA PATRIA. ¡PR E S E N T E S! Y el nombre José Antonio Primo de Rivera como “primer caído”. Al final de la Guerra, Franco pensó en erigir un monumento, con el fin de perpetuar la Victoria y, al mismo tiempo, que simbolizase el hermanamiento de las dos Españas, reuniendo los sagrados restos de los Caídos de ambas partes contendientes, bajo los brazos de una gran cruz Cruz. Debía ser un lugar en la serranía madrileña, por su proximidad por la capital de España y por su cercanía con otros monumentos de evidente esplendor histórico como El Escorial, La Granja, Riofrío etc. . . . DOM Justo Pérez de Urbel, (catedrático de la Universidad Complutense de Madrid y primer Abad de la futura Abadía del Valle de los Caídos, cuyos restos mortales descansan hoy también en el Valle), nos cuenta cómo Franco y el general Moscardó (héroe del Alcázar de Toledo) habían elegido el lugar para el Monumento Nacional a los Caídos. Un día frío del mes de Febrero de 1940, en un lugar cercano al Alto de los Leones, en el límite entre Madrid y Segovia, acababan de comer Franco, el general Moscardó y unos cuantos más. Va Franco y le dice a Moscardó: -¿Quieres que vayamos a buscar el Valle de los Caídos? Y dijo Moscardó: -Venga. Vamos. Descendieron hasta Guadarrama. Tomaron a la derecha la carretera que iba hasta El Escorial. A los cuatro kilómetros se detuvieron para observar una amplia hondonada que se adentraba hacia la sierra y que estaba compuesta por impresionantes moles graníticas y solemnes picos rocosos. Moscardó y Franco siempre delante, se adentraron hacia la sierra por entre caminos de cabras. Uno de esos caminos los llevó hasta los pies de un pico que recibía el nombre de Pico del Altar Mayor. Después de subir hasta él con dificultades, el espectáculo que se les ofrecía a sus pies era majestuoso. Mientras iba subiendo el resto de los acompañantes, Franco valiéndose de unos anteojos vio un poco más al norte otro pico algo más pequeño, pero no menos majestuoso que acaparó toda su atención. Y dijo uno: -Ése es El Risco de la Nava”. Y le dice Moscardó a Franco: -¿No nos harás subir también allí, verdad? Respondiéndole Franco: -No. Por hoy no es necesario, aunque subiremos algún día y me atrevo a asegurarte que hasta allí han de subir muchos españoles. . . . Aquel risco estaba situado en una finca antiguamente denominada como “Pinar de Cuelga Moros”, inscripción literal extraída del Registro de la Propiedad de mitad del siglo XIX, aunque cien años después y en el mismo registro aparece con el nombre de “Cuelgamuros”. Esta finca tenía un total de 1.377 Has. y era su propietario desde 1932 el Marqués de Muñiz. D.Gabriel de Padierna y Villapadierna. En el Boletín Oficial del Estado, de 26 de Febrero de 1941, aparece la Orden por la que se rechaza el recurso contra la expropiación de la finca denominada “Cuelgamuros”. E inmediatamente se iniciaron las gestiones de compra y expropiación del terreno. Aunque la leyenda popular estuvo durante décadas afirmando que la finca se había comprado por la simbólica cantidad de una peseta, los apuntes contables de las obras facilitados por el propio arquitecto D. Diego Méndez nos dicen que fueron 653.483, pesetas con 76 céntimos lo que se pagó por la finca a sus propietarios. La finca tiene una altitud de 965 m. a nivel de la actual abadía, y de 1785 m. en el Pico del Abantos lugar donde se encuentra la Cruz, desde el que se divisa una de las panorámicas más impresionantes de la llanura madrileña. . . . Éste es el escenario donde tardaron 16 años en edificar la inmensa mole que no voy a describir. Su composición por estancias, materiales utilizados y mano de obra casi al 100% servida por prisioneros de la guerra, lo podrán encontrar en otros lugares. Por ejemplo pulsando el “enlace” que les adjunto. www.fuenterrebollo.com/Gobiernos/valle-caidos.html Lo que a mí me interesa es una reflexión sobre el acuerdo tomado en la Comisión Constitucional del Congreso, de hace dos días, por el que se acordó "despolitizar" de forma "absoluta" el Valle de los Caídos, recinto que a partir de ahora tendrá entre sus objetivos "honrar y rehabilitar la memoria" de todas las personas fallecidas como consecuencia de la Guerra Civil y de la represión política que la siguió. Ahora díganme: ¿Esto cómo se digiere? ¿Cómo se llevará a cabo una "despolitización de forma absoluta" del Valle de los Caídos? La despolitización del Valle de los Caídos figura en el artículo 16 de la nueva ley, artículo que prohíbe que en el recinto del monumento se lleven a cabo actos de naturaleza política o "exaltadores de la Guerra Civil, sus protagonistas o del franquismo". Artículo éste que ha suscrito también el PP. Asimismo, la Fundación que gestiona el Valle de los Caídos fomentará las "aspiraciones de reconciliación que hay en nuestra sociedad" con objeto de profundizar en el conocimiento de ese período histórico. Esto es lo que recogen las crónicas de lo acordado en esa Comisión Constitucional del Congreso. Pero, y lo digo con toda cordialidad, yo no veo “ESAS ASPIRACIONES DE RECONCILIACIÓN QUE HAY EN NUESTRA SOCIEDAD”. Y no me invento lo que acabo de decir. Aprecio una cierta fatuidad como si existieran zahurdas de signo político y mucha bulla interesada. Desde la calle, estamos viendo como si existiera alguien interesado en azuzar los ánimos. Me pregunto: ¿Existe algún tipo de pasteleo entre bastidores? Las mismas crónicas recogen que, en su intervención, el portavoz del PP Jorge Fernández Díaz ha insistido, no obstante, en que se trata de una ley "sectaria" que "dinamita" el consenso constitucional alcanzado en la Transición. "Una de las dos Españas vuelve a helarnos el corazón", ha señalado Fernández Díaz, quien a renglón seguido acusa al PSOE de imponer que existan muertos "de primera y de segunda clase". Además, ha reprochado a los socialistas que hayan intentado marginar de forma deliberada al PP para presentar a unos partidos "como buenos" y a otros como "unos facciosos" y antidemócratas. Por contra, el diputado del PSOE Juan Antonio Barrios ha dejado claro que el texto aprobado no hace distinciones entre víctimas, y se ha preguntado con ironía por qué el PP tiene "tantos problemas" para condenar por ley el régimen franquista. Fueron acusaciones de uno y otro bando que en nada favorecen ese clima de reconciliación al que dicen aspirar los autores de la pretendida Memoria Histórica. . . . ¿Cómo se consigue que la Santa Cruz del Valle de los Caídos y su basílica se conviertan en un lugar de reconciliación y paz? Ahí reposan las cenizas de unas 66.000 personas. Un 45% del bando nacional y un 55% del bando republicano. La basílica es un gran túnel excavado a pico y pala casi exclusivamente con la mano de obra de los derrotados en la lucha. ¿Fueron trabajos forzados? ¿Cobraban un pequeño sueldo? ¿Trabajaron los presos voluntariamente para redimir penas? Yo no lo sé. Lo que sí me consta es que, hasta el momento, el Valle de los Caídos, si es que no ha sido un monumento de exaltación fascista, ha sido un lugar de peregrinación de nostálgicos del Franquismo. Carmen Franco Polo, Tejero y José Utrera Molina (el suegro de Ruiz Gallardón) son algunos de los asiduos a la misa conmemorativa todos los días 20 de Noviembre. . . . Hay quienes afirman, al salir de visitar la basílica del Valle de los Caídos, que experimentan una sensación similar a cuando se sale de ver el campo de exterminio de Auschwitz. Como si aquello fuera un lugar oscuro y tétrico que no hace sino recordar muerte y sufrimiento. No sé por qué, tengo la impresión de que las agencias de turismo no programan en sus viajes visitar el Valle de los Caídos. ¿Qué es lo que les retrae? Estoy seguro de que no es la estructura granítica del risco, ni la grandiosidad del impresionante túnel de 262 metros de longitud, por 22 de anchura y otro tanto de altura; un túnel macizado con grandes arcos fajones hormigonados para evitar desprendimientos. ¿Es acaso El Valle de los Caídos un ejemplo de megalomanía? José Antonio a la entrada; Franco al final de la iglesia, detrás del altar. Y las cenizas de los más de 60 mil caídos en batalla, por culpa de una guerra fratricida. Así lo pienso desde mi libertad. Para finalizar, permítanme que por un momento deje libre a mi imaginación: Supongamos la siguiente quimera, imaginemos que en lugar de haber ganado la guerra los nacionales, hubiese triunfado el otro bando. ¿Cómo hubiesen transcurrido los acontecimientos? ¿No hubiese habido cárceles? ¿No se hubiesen llevado a cabo fusilamientos, torturas, lavados de cerebro y demás barbaridades? El odio, el dislate, la crueldad, las atrocidades, las salvajadas y descomedimientos acompañaron a los humanos desde siempre. No tenemos remedio. Creo que fue nuestro emperador Carlos V quien acostumbraba a decir: “Mi primo Francisco I Rey de Francia y yo siempre estamos de acuerdo: Los dos queremos Milán”. Pues también aquí y en esto, PSOE y PP siguen estando de acuerdo: Los dos quieren "gobernar" España. ¡Como sea! Eso piensa un desconocido como yo. Saludos. César R. Docampo http://lacomunidad.elpais.com/latabernadelosmares/2007/10/19/-que-se-va-hacer-con-el-valle-caidos-32-/ 2007-10-19T12:33:13Z César latabernadelosmares@yahoo.es

No hay comentarios:

Publicar un comentario