lunes, 15 de septiembre de 2014

LA VIOLENCIA GANA TERRENO. AUMENTA LA AGRESIVIDAD EN LAS CALLES (96)
Hace dos días daba comienzo el Festival Internacional de Cine de Gijón. En su 46 edición, el certamen asturiano vuelve a apostar por la contracultura y la transgresión, eligiendo películas como:
Asfixia”, de Clark Gregg.
Adoration”, de Atom Egoyan.
Interkosmos”, de Jim Finn, o
Una historia completa de mis fracasos sexuales”, de Chris Waitt.
A la vista de tanta calamidad, he aquí mi pregunta: ¿Es el cine CAUSA o es EFECTO de la sociedad que nos ha tocado vivir? ¿Cualquier director de cine es un “Profeta”, o es “Medium”? Es decir: ¿Tiene un mensaje personal y propio que lanza a la sociedad, o no es más que un intérprete que observa lo que todos observan pero que él lo ve y expresa con mayor y más clara lucidez?
. . .
Alguien ha dicho que los hombres somos malos porque nunca nos leyeron cuentos de niños.
Y así, un día, quemamos a una mendiga que se resguardaba del frío tras las puertas de un cajero automático, o le reventamos el corazón a un joven al salir de una discoteca. En la prensa de ayer he podido leer en portada: “Muere un hombre de tres puñaladas en Málaga”; “Detenido por acuchillar a su madre”; “41 años de cárcel por matar a su esposa y a su sobrina”. O esto otro: “Las orgías de los Rolling Stones, contadas por Ron Wood el guitarrista de la banda, sin pelos en la lengua.
Somos malos. Cuando nos da la gana machacamos hasta su muerte a un bebé rubio e inglés de 18 meses, o violamos y asesinamos a una niña colombiana de siete añitos.
La violencia gana terreno en los delitos comunes. Y aumenta cada vez más la agresividad en las calles. ¿Quién es el culpable? ¿Es posible hacer de este mundo una Arcadia feliz?
. . .
Allá por los años 50, Adonis Kyrou (crítico y director de cine nacido en Atenas), después de “El surrealismo en el cine” (1952), escribió “Amour-érotisme & Cinéma” (1957).
Me gustaría ser imparcial, dejar de lado las ideas personales de Adonis Kyrou, y tratar del libro en sí. Pero no puedo. El libro está íntimamente ligado a la manera de pensar de su autor, y no se trata de una historia del film erótico, la delincuencia o el amor en el cine como se podría creer.
Amour, Erotisme et Cinema” es, en realidad, una apología del amor libre, de los hechos brutales y, algunas veces, de la más sucia pornografía.
. . .
Kyrou era un hombre entendido en cine, eso yo no lo pongo en duda. Fue autor de un libro, bastante apreciado, sobre el cine surrealista. Pero que sus ideas se ven un tanto ofuscadas, a través de un punto de mira único y completamente parcial, es otro hecho que cualquier lector del libro puede apreciar inmediatamente.
Para Adonis Kyrou la moral es algo que restringe la libertad del hombre; el hombre sin moral es hombre feliz. Y este hombre es un cúmulo de instintos entre los que predominan los sexuales más la agresividad, sobre cualquier otro sentimiento.
Los conceptos más puros como el Deber, la Religión, la Familia, etc., no deben contar nada ante el amor. Y según Adonis Kyrou este amor no necesita ser puro, limpio, basta simplemente la atracción física. (El matrimonio es un concepto completamente anticuado, por supuesto). La idea de pecado, la idea de Dios, no existen para nada en el cine de Kyrou. El cine, para él, es y será perfecto cuando sus protagonistas sean hombres felices, amorales, irreligiosos e instintivos, en un clima de suciedad general.
Yo, en cambio, pienso que no todo el cine es como desea Adonis Kyrou en su equivocado camino. Hay otro cine. Un Cine, con mayúscula, basado en la honestidad de los sentimientos, en la amistad en su más puro concepto y en la fe en el hombre. Un cine que tiende a la Transcendencia. Buena herramienta para que nuestra sociedad pueda salvarse de sus agonías.
===============================
A continuación pueden leer las quejas de algunos comentaristas sobre el tema que nos ocupa:
OPINIONES, a discrección, SOBRE DELINCUENCIA, ofrecidas en El Sur-digital, de Málaga, del 21 de Noviembre:
21/Nov/2008 | 09:52:57

capi

esto es lo que hay y por muchos años y desde luego cada día irá a mas. El sistema está podrido y lleno de gusanos que son nuestros políticos, si fuesen empleados de una empresa ya hubiesen sido despedidos por inútiles ya que hubieran llevado a la empresa a la quiebra, pero como trabajan para el estado, pues no hay ni dios que los echen. Mientra ellos tengan buenos coches con sus choferes y escoltas (son unos verdaderos marajás en un pais que han llevadoa la crisis) y sigan viviendo a cuerpo de rey y los españolitos votandolos, pues nunca harán buanos planes de seguridad incentivando , dotando y aumentando a una policía desmotivada (se la juegan y el delincuente por una puerta entra y por otra sale) y por supuesto, renovando completamente el sistema judicial. En las proximas elecciones sigamos votando a los mismos y despues a quejarnos, es incongruente pero es así.
21/Nov/2008 | 09:48:42

juan

bueno esto comienza a ser el resultado de la falta de autoridad en los padres y maestros en la educacion de los hijos, pues por mucho que digan a algunos mayores cuando eramos niños nos daban un tortazo cuando no lo mereciamos y por el contrario ahora si solo le das un grito a tu hijo te puede denunciar en la defensa del menor y hablando de los gitanos ahi quien los critica pero se debería aprender de ellos en el trato a los mayores.
21/Nov/2008 | 09:45:55

El Hispano

Para "Pentotal": si dejamos de votar verás como se ponen las pilas, mientras le sigamos el juego tendremos más de lo mismo, es lógico, no?. Votar es un derecho, no una obligación y es la herramienta que nos permite cambiar el curso de la nación. Si te ofrezco tirarte por una balcón o por un puente, que prefieres? yo desde luego prefiero no tirarme. Mientras sigamos apoyando a partidos corruptos que les importa 3 leches lo que pasa en las calles porque ellos viven en residencias con seguridad privada pues no habrá cambio posible.
21/Nov/2008 | 09:41:03

Pentotal

¿A quien votamos en las próximas elecciones, al Mago Merlín?
21/Nov/2008 | 09:33:51

maki

Entre la justicia corrupta que está blanda con los grandes ladrones y dura con los débiles, y la cultura de películas y juegos de violencia hacen un cóctel peligroso para los jóvenes que están frustrados y cualquier chispa les hace que actúen violentamente. La cultura de hoy es que para ser un hombre no hay que ser honrado ni tener dignidad ni ética ni respeto, sólo vales y eres hombre si tienes dinero drogas y alcohol y si no tienes el don dinero debes ser fuerte y violento para que te respeten. VIVA LA CORRUPCION Y ROBAR A LO GRANDE.
==============================================
CONCLUSIÓN:
Nuestros campos son graneros envenenados con fertilizantes y pesticidas. Los franceses abuchean “La Marsellesa”. El Capitalismo se va a la porra porque Los Beatles y los Stones son unos capitalistas y unos cínicos. El Gobierno de España comete un desatino lanzándose a inyectar dinero en el mismo circuito que lo ha malversado, premiando las trampas y los chanchullos, mientras millones de trabajadores españoles (de entre las clases populares y medias) podrían verse zarandeados en un sin fin de revueltas, por culpa de tanta injusticia. En algunos autobuses de Londres se ven anuncios contra Dios: “Probablemente no hay Dios; deja ya de preocuparte y disfruta”. También resulta que Jesucristo y sus discípulos, en La Última Cena, no tomaron cordero, sino anguilas con rodajas de limón.
Un mundo al revés. Plagado de ladrones y pesadillas. Por eso Ángela Merkel dijo: “Cada uno es su mierda”, queriendo decir que “cada uno asuma sus responsabilidades”.
A lo mejor, aquel crítico y cineasta ateniense, Adonis Kyrou, en su “Amour-Erotisme & Cinéma”, se quedó corto al describir un clima de suciedad general.
Porque pareciera que ni los cielos nos hablan de la gloria de Dios, ni esta tierra se nos muestra como obra de sus manos.
César R. Docampo






























































http://lacomunidad.elpais.com/latabernadelosmares/2008/11/21/la-violencia-gana-terreno-aumenta-agresividad-las-calles/ 2008-11-21T12:44:04Z César latabernadelosmares@yahoo.es

No hay comentarios:

Publicar un comentario