domingo, 14 de septiembre de 2014

LA EUTANASIA DEL PROFESORADO (36-C) TERCERA PARTE: Poseer una ciencia significa hablar esa ciencia. Sabe química, física, matemáticas o inglés, quien sabe hablar correctamente esas disciplinas. Si las sabe hablar, es que las sabe pensar y las sabe aplicar. El estudiante que dice “lo comprendo, pero no lo sé explicar”, se engaña a sí mismo. Por lo demás, los conocimientos científicos de una persona sólo pueden evaluarse midiendo cómo actúa esa persona: Cómo habla, escribe y hace ciencia esa persona. Los medievales veían (y ven todavía) en el maestro un iluminador de las mentes. Hablaban de la ciencia como de una visión intelectual de una misteriosa comprensión, y hasta de una luz infusa. No hay nada de esto. Los tradicionales hábitos mentales no son más que aprendizajes verbales. ¿Qué diferencia hay entre un analfabeto y un culto profesor universitario? Que éste conoce y maneja tal vez cinco mil o más palabras, mientras que el vocabulario del analfabeto no pasa de doscientas o trescientas voces. Es decir: Aprender una ciencia, una disciplina conceptual cualquiera, equivale fundamentalmente a aprender un nuevo lenguaje. Es evidente que hablar es una actividad tan neuromuscular como montar en bicicleta. ¿Y el pensar…? El pensar no es más que un hablar fonológico de fonación inhibida. . . . César R. Docampo Próxima y última CUARTA PARTE: “En términos de Informática…” Volver arriba http://lacomunidad.elpais.com/latabernadelosmares/2007/11/05/la-eutanasia-del-profesorado-36-c-/ 2007-11-05T19:49:06Z César latabernadelosmares@yahoo.es

No hay comentarios:

Publicar un comentario