lunes, 15 de septiembre de 2014

F I T U R... ¿Es todo trigo limpio? (53)
Responder citando

Los orígenes del turismo son casi tan antiguos como el mismo hombre. Pero hay que destacar el paso de un turismo de minorías y burgués, vigente hasta finales del siglo XIX, a un turismo multitudinario que se inicia tras la segunda guerra mundial. Y son muchos los factores que explican este nuevo hecho social y su desbordamiento. . . . No cabe duda alguna de que en nuestros días asistimos a la eclosión del fenómeno turístico, hecho que en España se incrementó desde mediados del siglo pasado con la creación por Franco y don Gabriel Arias-Salgado del ministerio de Información y turismo. En primer lugar, debemos tener en cuenta el nuevo marco socioeconómico en el que se desenvuelve, debido a la elevación del nivel de vida. Gracias a esto, cada vez van siendo mayores las cantidades de las que disponemos para los gastos considerados superfluos. En segundo lugar, están los atisbos de una civilización del ocio, en la que cada vez son mayores los espacios de tiempo libres de trabajo, que el hombre puede dedicar al cultivo y expansión personal. Además se está imponiendo esa tendencia creciente al igualitarismo. Tendencia que va minando paulatinamente las barreras que delimitaban a las clases sociales, y ponen al alcance de las clases inferiores bienes que antes eran patrimonio exclusivo de las clases pudientes. A ello habría que sumarle también el complejo fenómeno urbano, donde el hombre se ve encorsetado por unos esquemas de conducta automática, despersonalizada y deshumanizada. Y así se experimenta, encontrándose sometido a un ajetreo incesante y a unos modos de vida masificada que le sumergen en lo que Heidegger llamó “la noche clara de la nada de su soledad”. Esto provoca en todos nosotros la necesidad de aquel retorno a la Naturaleza; el mismo retorno del que se hicieron portavoces en pasados tiempos Rousseau y los románticos. Así pues la necesidad de evasión es hoy mucho más grande de lo que fue en otras épocas de la Historia. Y una de estas formas de evasión, la más fuerte y atractiva es el turismo. El turismo se nos ofrece como un fenómeno con gran pluralidad de facetas: culturales, sociológicas, económicas, etc. De todas ellas interesa destacar la última, la económica. El Turismo constituye un importantísimo sector de la economía de los países receptores, y es sin duda una de las razones que justifican la intervención de los Estados, Comunidades autónomas y Ayuntamientos en materia turística. El turismo es un mercado (“Entre bandidos anda el juego”, escribe un joven de un pueblo de Málaga). Un mercado con características específicas que le hacen distinto a cualquier otro. Y esta singularidad se muestra patente al hacer un somero recordatorio de sus dos elementos integrantes: la oferta y la demanda turística. FITUR CONGRESOS, en sus 28 ediciones, ha tenido siempre un solo formato: Contactos comerciales. Compradores y vendedores con grandes oportunidades de rentabilizar el negocio. Todo ello explica el análisis que ayer hizo el presidente Chaves sobre los ingresos por turismo (en Andalucía) en el 2007. Algo más de 16 millones de viajeros (dijo) dejaron en tierras andaluzas unos 16.420 millones de euros. Es decir; unos 600 millones más que en el ejercicio anterior, lo que supone un incremento del 3,7%, en términos nominales. Porque, si tenemos en cuenta la evolución de la inflación (4,3%), debiéramos hablar de un descenso del 0’6%, en términos reales, en cuanto a los ingresos por turismo en Andalucía en el 2.007. CONCLUSIÓN: Los ingresos por turismo en Andalucía descienden, a pesar de que el Sr. Chaves nos diga que, en términos absolutos, han crecido. Luego Andalucía debe publicitarse más aún. Otra cuestión es lo de “entre bandidos anda el juego”, que dice un joven malagueño refiriéndose a los morrocotudos cortejos que todos los años se desplazan a FITUR acompañando a los alcaldes, con gastos cubiertos y a pasarlo requetebién a costa del bolsillo de los contribuyentes. Yo conozco bastante bien lo que se cuece en los pueblos de Cádiz (los “pueblos blancos”, le dicen). Toda una legión de “turistas“, sin gastarse una gorda, abanicándose y gratificando el buche entre touroperadores políglotas en ese pabellón 3 de Ifema, después y antes de viajar en AVE, más otros eventos. Respecto de Málaga, observo algo más de austeridad. A excepción de Antequera y Ronda, creo que sólo asisten las autoridades de poblaciones costeras. ¿Es virtud o es discriminación? También conozco unpueblo en la provincia de Málaga, por nombre Campillos. Un pueblo con potencialidad turística inmensa. Turismo de montaña, en esa joya que es el vaso de los dos pantanos, el encanto del paisaje y los hacendados montes de Peñarrubia. Pero se precisan políticos con ideas, con imaginación y audacia. Audacia, publicidad y "p'alante". Hablaremos otro día. Desde los cruceros “fituristas”, un saludo. César R. Docampo

http://lacomunidad.elpais.com/latabernadelosmares/2008/02/01/f-i-t-u-r-es-todo-trigo-limpio-53-/
2008-02-01T10:16:25Z
César latabernadelosmares@yahoo.es

No hay comentarios:

Publicar un comentario