martes, 23 de septiembre de 2014

EN COMPOSTELA, MANTELES DE LUTO Y TERCIOPELO.


EN COMPOSTELA, MANTELES DE LUTO Y TERCIOPELO.
LA TRAGEDIA FERROVIARIA EN COMPOSTELA...
...Y SU ESTREMECEDORA CIFRA DE VÍCTIMAS MORTALES Y HERIDOS,
Me llevan a extender manteles de luto y terciopelo (mi solidaridad), recordando aquellas palabras de Rosalía de Castro:
"Adios rios, adios fontes, adios regatos pequenos,
adios vista dos meus ollos, non sei cando nos veremos".
(Adios ríos, adiós fuentes, / adiós pequeños regueros,
/ adiós vistas de mis ojos, / no sé cuándo nos veremos).
ROSALÍA de Castro, (1837-1885)
__________________________
... ... ...
Ciudadano español y oriundo de mi querida Galicia, quiero sumarme al dolor y desolación de tantas familias paisanas. Por los fallecidos, elevo mis oraciones a Dios. A las personas heridas, les deseo una pronta recuperación. Y a todos sus familiares, mi sentida condolencia.
La brutalidad con la que el Destino se ha comportado con vuestros seres queridos, exige que la Providencia de Dios en cuyas manos se encuentra la Paz, la Felicidad y la Suerte, necesariamente sabrá compensar a tantas familias consternadas.
La memoria, cuando dilatan los días, así como nos lleva así nos trae. Vuestros familiares mártires, fallecidos ignominiosamente ayer, se han "ido" pero se han "quedado" en vuestras entrañas para haceros ver que VIVEN (a partir de ayer) más cerca de vosotros. Y yo os mando un abrazo, junto con el Himno Gallego y al son de "Negra Sombra".
... ... ...
Himno Gallego - Coral Casablanca - Vigo. Rosalía de Castro: ... ... ...
NEGRA SOMBRA, Coral (arreglos: Xoan Montes) ... ... ...
Pasan los instantes. Aquella casa vive ahora sin vosotros. Las ventanas se abren al amanecer y el viejo aliento de la noche, en vuestro nombre, va dando los buenos días y besando a los abuelos, a la madre, al padre a su esposa viúda y a los hijos, todos en desolación. Dios mío, ¿por qué les has abandonado? ¿Por qué consientes su profundo abatimiento? ¿Por qué consientes su dolor en estas primeras madrugadas de angustia y desvelo? ¿Por qué? ¿Por qué aquella casa tiene que ir olvidando los pasos de quienes la recorrían? ¿Por qué?
Nos duelen las cosas, Señor. Ya nada será igual: las costumbres, el trabajo y el olvido. Desde aquella alegría alrededor de una mesa a las horas de comer, hasta el césped del jardín que nunca subió a un tren, siguen vivos y hablando para cada razón, y os cala a todos hasta los huesos.
La Imaginación y el viento (ocultos entre las breñas de las rocas en los bellísimos bosques de nuestra Galicia) me traen al oído el gemir doliente de tantas y tantas familias (más de doscientas) porque un hombre, que debiera ir a 80, iba a 190.
Señor, Dios nuestro, ¿Tú entiendes esto? César R. Docampo






























http://lacomunidad.elpais.com/latabernadelosmares/2013/07/25/en-compostela-manteles-luto-y-terciopelo-/ 2013-07-25T18:23:42Z César latabernadelosmares@yahoo.es

No hay comentarios:

Publicar un comentario