martes, 23 de septiembre de 2014

CUANDO SATURNO DEVORABA A SUS HIJOS.


CUANDO SATURNO DEVORABA A SUS HIJOS.
http://www.rtve.es/noticias/20120827/dos-nuevos-informes-confirman-restos-hoguera-finca-quemadillas-son-menores/560080.shtml
… … …

Todas las Mitologías, ratificadas por la Historia de los seres humanos, están plagadas de crímenes, violencia y dolor. Depravación y atrocidades.

Veamos:

EL PARAÍSO:
2. 5.: Al tiempo de hacer Yavé-Dios la tierra y los cielos, no había aún arbusto alguno en el campo, ni germinaba la tierra hierbas, por no haber llovido todavía sobre la tierra, ni haber todavía hombre que la labrase,

2.6.: ni rueda que subiese el agua con que regarla.

2.7.: Formó Yavé-Dios al hombre del polvo de la tierra, y le inspiró en el rostro aliento de vida, y fue así el hombre ser animado.

2.8.: Plantó luego Yavé-Dios un jardín en Edén, al oriente, y allí puso al hombre a quien formara.

Así lo cuenta la Sagrada Biblia. Dios nos dio la vida y nos situó en un Edén o Paraíso. Un día, Dios nos echó del Paraíso y al poco tiempo aconteció el primer crimen de la historia humana, cuando Caín mató a su hermano Abel.
… … …

http://blogs.lavanguardia.com/hemeroteca/?p=8885

Pero, además de la Sagrada Biblia, existen otras Teogonías menos optimistas. Cientos de Mitologías que, siendo un tejido de fábulas, no por eso dejan de tener una utilidad incontestable.

Las Mitologías nos aclaran la historia de muchas otras naciones paganas, haciéndonos ver hasta qué punto egipcios, griegos y romanos vivían sumidos en profundas tinieblas y a qué grado de desorientación puede llegar el hombre abandonado a las pobres luces de su inteligencia.

¿Nos damos cuenta…?

Lo mismo la Antigüedad que el Mundo Moderno están llenos de fábulas falsas y absurdas. Abundan dioses ciegos, cojos y vulgares en lucha constante entre sí y a veces contra los hombres.

Las Furias se cebaron encarnizadamente en Orestes. Un buitre roía las entrañas de Prometeo. La historia de Narciso ridiculiza la vanidad estúpida y el exagerado amor a sí mismo. La trágica muerte de Ícaro es una lección admirable para los hijos desobedientes. Faetón es el orgullo castigado. Los compañeros de Ulises, convertidos en viles puercos por los brebajes de Circe, son una fiel imagen del embrutecimiento al que nos conducen la intemperancia y el libertinaje.

Júpiter, elevado a la soberanía del mundo por la derrota de Saturno, compartió el imperio con sus dos hermanos. Asignó las aguas a Neptuno y, a Plutón los infiernos, reservándose como dominios suyos la vasta extensión de los Cielos.

Los comienzos de su reinado se vieron turbados por la rebelión de los Gigantes, hombres de colosal estatura, algunos de los cuales tenían cincuenta cabezas y cien brazos. Otros tenían, en vez de piernas, enormes serpientes.

Hércules mató a Alcione y a Eurito. Júpiter derribó a Clitio de un mazazo. Encélado y Tifeo fueron sepultados bajo el monte de Étna, y los demás, heridos por el rayo, se hundieron en los profundos abismos del Tártaro.

Sobre la Tierra comenzaba a imperar el crimen, llegando incesantemente hasta nuestros días. Últimas muestras, las de Siria con sus matanzas de civiles, mujeres y niños mientras la ONU y sus cabecillas, bostezando, se rascan la barriga.

Me gustaría saber que la ONU, no acabará convertida en una especie de C.A.M.P.S.A. (Compañía Arrendataria del Monopolio de Petróleos, Sociedad Anónima), igual que el famoso F.B.I. que, además de “Federal Bureau of Investigation”, es también “Federation of British Industries”.
… … …

Y ahora en Andalucía…,

Otra muestra: el hallazgo de unas cenizas en una pequeña finca a las afueras de Córdoba. Hace meses que desaparecieron dos hermanitos: Ruth, una niña de seis años, y su hermano José, de dos años, bajo la custodia de su padre, hoy presuntamente el asesino. Su padre, dicen, los asesinó y los quemó.

Esta horrible historia me recuerda a dos películas: “No matarás” de André Cayatte y “Monsieur Verdeux” de Charles Chaplin.

“No matarás” es el título en español de una película francesa dirigida por Cayatte. Pero ¿saben ustedes cuál era el verdadero título en francés? Era éste: “Nous sommes tous des assassins” (“Todos somos asesinos”). ¡Lástima, ese cambio de título en la versión española, cuando el título francés estaba henchido de sentido!

En cuanto a “Monsieur Verdeux”, de Charles Chaplin, ¿es acaso una apología del crimen? Un hombre honrado, al que han convertido en una máquina de matar, no llega a distinguir entre matar en la guerra y matar en la paz; la misma idea de André Cayatte en “Nous sommes tous des assassins”.

He aquí una especial perspectiva a tener en cuenta a la hora de juzgar a un padre asesino de sus hijos. Un hombre que venía de guerrear en los frentes de Kosovo-Metohija, una región al sur de Serbia; una de las regiones más pobres de Europa. Y una guerra donde el odio había arrancado y provenía del siglo XIII. En ese escenario habitaron nuestro soldados; uno de ellos el hoy presunto asesino de sus dos hijos.

Vean, lean y juzguen:
http://www.portalplanetasedna.com.ar/guerra_balcanes.htm
… … …

César R. Docampo
http://lacomunidad.elpais.com/latabernadelosmares/2012/08/28/cuando-saturno-devoraba-sus-hijos-/ 2012-08-28T06:44:35Z
César latabernadelosmares@yahoo.es

No hay comentarios:

Publicar un comentario