martes, 16 de septiembre de 2014

COSAS DE LA VIDA


COSAS DE LA VIDA: Los expertos en la materia dicen que un gorro tiene la facultad de hacer invisible a los gnomos. Pero, aunque así fuese, no es ésta su función principal. Más bien es una cubierta indispensable para la cabeza, que sirve de protección contra los golpes imprevistos que llegan de las alturas, como los que propinan las ramillas al caer, las bellotas o el granizo, y contra los ataques de los animales de presa. A mí, de los gnomos, siempre me llamó la atención la horma del gorro, los calzones largos y las arrugas de la risa, pero muy especialmente los saludos, los adioses y las buenas noches frotándose las narices. Cosas de una VIDA IMAGINARIA. ... ... ... En las estrellas hay VIDA. Hay -dicen- inteligencia estelar, luminosidad atenta. Y cuanto más grande o más brillante es una estrella, más corta es su vida. Curioso. Ahora bien: Cada ser humano que viene a esta vida es otra estrella, una parte de la galaxia humana. Pero he de deciros que, en estos momentos (para mí), no es la VIDA una pauta de conocimiento. No quiero entrar en las estructuras disipativas, en las intersecciones de esos dos mundos (lo animado y lo inanimado), inmensos y tal vez infinitos sistemas cerrados que se mueven hacia la entropía y el desorden, porque el equilibrio designa siempre un sistema obliterado, un estado de azar y homogeneidad totales. En estos momentos -repito- a mi no me interesa la VIDA. Me interesan las COSAS DE LA VIDA. Y ese gorro o cubierta indispensable que utilizan los gnomos para protegerse de los golpes imprevistos. El caso es que… Si tú eres un espíritu inquieto y pretendes disfrutar de la Vida, tú eliges: O te sientas frente al televisor o te lanzas a tus sueños a recorrer el mundo entero en busca de nuevas experiencias. Te encontrarás con las COSAS DE LA VIDA: UNO: Aprende a decir “No” de vez en cuando. Si la Vida te ofrece bofetadas, esquívalas; si te ofrece rosquillas, ve despacio. Enfádate lo menos posible; vivirás más años. Deja hablar también a los demás. Pero nunca hagas un favor si no te lo piden…, no sabes ni te imaginas cómo a veces se podrían complicar las cosas. DOS: De vez en cuando, está bien transgredir costumbres. Más que caritativo, procura ser justo. ¿Resignarse? Jamás. En la resignación no se atisban signos de vida. TRES: Aunque la honestidad casi nunca es recompensada, seamos honestos. Seamos más sinceros que nuestros pensamientos. CUATRO: Si deseas ser persona bien informada y con criterio, no seas lector de un solo periódico. Lee varios, con diferentes versiones sobre un mismo acontecimiento. Porque nadie posee la Verdad en exclusiva; donde hay un ser humano, hay siempre algo de Verdad. CINCO: Sin embargo, piensa bien de los demás y tendrás problemas. Piensa mal y (por arte de magia) te quedarás solo. SEIS: Nunca te saltes las normas sociales pequeñas. Sáltate las mayúsculas: nadie se dará cuenta. La vida está en los detalles. ¡Cuídalos! Cuida tu apariencia…, y no te dejes engañar por la apariencia de los otros. SIETE: Procura estudiar y observar el “lenguaje cósmico”, el lenguaje del Creador del mundo. Todo cuanto existe en el Universo (desde lo más pequeño a lo más grande) lo hizo Dios-Creador según leyes inmutables. Ante la inmensidad del Universo, si tienes sentido del humor, crecerá el número de tus amigos. Y nunca seas vulgar, hábito que delata a los mediocres. Otra cosa más: Si no amas la gastronomía, no sabes lo que te pierdes. OCHO: Si fueses brillante, procura vacunarte contra la envidia ajena. NUEVE: Desconfía de quien jamás critica al jefe. Sé distante, pero siempre correcto con tus vecinos; cuanto menos sepan sobre ti, mejor. DIEZ: El dinero es muy resbaladizo. ¡Ojo! Nunca busques la suerte ni la felicidad. ¡Encuéntralas! … … … Para finalizar, os diré que una vez, en compañía de una mujer que nos conocíamos desde hacía muchos años, nos escapamos al País de los Gnomos. Allí nos encontramos con un búho al que hicimos algunas preguntas. Mientras aquella ave rapaz (de vuelo silencioso y diosa de la sabiduría) nos hablaba, aquella mujer y yo pudimos reconocer a dos tejones retozando sin cesar. Y al mismo tiempo, nosotros y el búho oíamos respirar a los árboles, cuchichear a los matorrales y mascullar al musgo; escuchamos leyendas secretas de los pasados siglos; nos fundíamos en toda célula viva existente sobre la Tierra, reconociendo todas las dimensiones. Y nuestras almas se encontraban en equilibrio y en paz. Cuando la luna comenzó a palidecer, terminábamos un viaje insondable a través de una dimensión desconocida. Así son las COSAS DE LA VIDA. Imposible vivir sin "SUEÑOS". César R. Docampo http://lacomunidad.elpais.com/latabernadelosmares/2010/06/30/cosas-vida-/ 2010-06-30T18:17:27Z César latabernadelosmares@yahoo.es

No hay comentarios:

Publicar un comentario