lunes, 15 de septiembre de 2014

CAMPILLOS PUNTO NET "Today":
Después de leer las últimas palabras de “eremita” y “Cruzblanca”, uno piensa: Al final todo queda para la historia. Sin embargo, a modo de comentario a las preguntas-afirmaciones de ambos, diré que las gentes somos como somos. Unos sienten escrúpulos escesivos. A otros les invade, tal vez, el desaliento. En el primer caso, se tornan serviles; en el segundo, sobradamente desenvueltos. Trasergarse a sí mismo lingüísticamente causa ciertos vértigos. Tal vez sería más útil mostrarse vaporosos o aduladores. Yo prefiero no ser así. De manera que, a la vista del percal español provinciano, diré que la esperanza y los “sueños” reposan en el cinema. Las salas de cine abren sus puertas de par en par. Dispuestas para recibir un aluvión de espectadores que, huyendo de la realidad, buscan más y más fuertes emociones. En esta onda van los estrenos de “Hannah Montana”, Seraphine” (ganadora de 7 premios César), “Génova” y otras más... Los productores y directores del cinema siglo XXI, adivinando un público cada vez más sediento de emociones fuertes (“Star Trok”), de dramas íntimos de amor “por lo que sea y como sea” (“Seraphine”)..., lo mismo nos cogen por el cogote y nos sumergen por esos mundos oscuros de cualquier ciudad rasgada con el fantasma de una madre ya difunta (“Génova”), que nos zambullen en historias de un amor tardío (“Nunca es tarde para enamorarse”, de Joel Hopkins); o nos impelen a indagar hasta lo más profundo de la locura (“Una Cierta Verdad”), film que investiga entre los resquicios de nuestras paranoyas, extravagancias y desvaríos. Por si quedase algún “idiota” en connaturalidad con EL PASADO, a éste nos lo asoman a los años 30, y que disfrute de la compañía de Buñuel, Dalí y Lorca (en “Sin Límites”) cuando su estancia en la Residencia de Estudiantes de Madrid. Todo un panel publicitario. El siglo XXI se arrodilla, lo mismo que siempre, ante la cultura del bolsillo. La cultura del bolsillo mueve imperios. Desde los cálculos de un ferretero de aldea hasta las últimas cábalas de aquel “Imperio PRISA” (ahora en el ocaso, con mucho cabreo y algunas huelgas). Se cabrean los chupatintas del ex-imperio PRISA, viendo las negociaciones de Juan Luis Cebrián con Jaume Roures cerrando acuerdos “Prisa-Mediapro”, La Cuatro y La Sexta, Ex-Polanquismo- Zapaterismo, los de siempre, los mismos de siempre, hijos y nietos de aquellos franquistas interesadamente sumisos. Nacieron para “vender”, MERCADEAR y enriquecerse, explotando a todo quisque. Desde la coronilla hasta el culo, no saben hacer otra cosa. Caiga quien caiga, porque el capital no tiene sentimientos. Su último producto en el mercado se llama “Hannah Montana”. Una niña superpija que sólo incita a comprar..., lo que sea: discos, camisetas, un lunar o Cienciología. Toda ella es falsificación al cien por cien. Pretende llevarnos a un mundo demencial. La película “Hannah Montana”, así como la serie TV del mismo nombre, las interpreta esa cantante y actriz norteamericana Miley Cyrus, una chiquilla de 16 años. El capitalismo explotando a una menor, además de pija. Horrendo, pero cierto. Amigos "eremita" y "Cruzblanca", un saludo. César R. Docampo

http://lacomunidad.elpais.com/latabernadelosmares/2009/05/12/campillos-punto-net-today-/
2009-05-12T18:15:57Z
César latabernadelosmares@yahoo.es

No hay comentarios:

Publicar un comentario