lunes, 15 de septiembre de 2014

ALDO MORO FUE SECUESTRADO POR LAS BRIGADAS ROJAS...
...UN 16 DE MARZO DE 1978, CUANDO SE DIRIGÍA A UNA SESIÓN EXTRAORDINARIA DEL CONGRESO. ============================ Después de 52 días de cautiverio, su cadáver acribillado a tiros apareció el 9 de mayo en el maletero de un coche estacionado en el centro de Roma, a mitad de camino entre el local de la Democracia Cristiana y la sede del Partido Comunista. En septiembre de 1991, un juez instructor de Venecia, Felice Casson, descubrió que el general Paolo Inzerilli, ex jefe de inteligencia militar, había sido el cabecilla confesando que las armas y explosivos utilizados en los atentados se guardaban en cuarteles de los carabineros y del ejército. El 15 de julio de 1993, el juez Agostino Córdova, del tribunal de Palmi (Calabria), aseguró –luego de reabrir el caso y con documentos en la mano– que lo mismo el secuestro de Moro como también la desintegración de la Democracia Cristiana lo fueron por decisión de una triada de poderes: CIA, mafia y masonería. Investigaciones posteriores demostraron que esta “internacional negra” fue responsable en Italia de los atentados de Piazza Fontana (1969), Peteano (1972) y la estación de trenes de Bolonia (1980), además del asesinato de Aldo Moro en 1978. Y de esta forma nos hemos ido enterando que todas estas operaciones clandestinas contaban con el respaldo de la logia P-2, en la que participaban 14 generales del ejército, nueve generales de carabineros, nueve almirantes, cuatro generales de aviación, seis ministros, 63 funcionarios de diversos ministerios, 60 dirigentes políticos, 18 jueces y procuradores, 83 grandes industriales y varios obispos del Vaticano. Entre los empresarios vinculados a la P-2 figuraba Giovanni Agnelli, fallecido en 1993, dueño de la Fiat y del diario La Stampa. Como pueden ustedes ver, estaríamos ante uno de los asesinatos más complejos de toda la historia de Europa. Bien. Pues ese mismo día en el que apareció el cadáver de Aldo Moro, en todos los medios (prensa, radio y TV) se hizo presente la voz del más grande pontífice de La Comunicación: Marshall McLuhan, en aquel momento Catedrático de la Universidad de Toronto. McLuhan proponía nada menos que "el apagón". Ante el impresionante impacto de la REALIDAD, después del secuestro y los 52 días de cautivero, el Sr. McLuhan, catedrático de las Universidades de Wisconsin, St. Louis y, en aquellos momentos, Toronto (Canadá), doctor honoris causa por nueve universidades más, y creador del concepto de "Aldea Global" aplicado al inmenso campo de las comunicaciones, con su teoría del "apagón" informativo, venía a sugerir que todos los medios silenciasen el crimen de Aldo Moro, que todos nos calláramos. En esencia sus argumentos se reducían a uno solo, a saber: Supuesto que los terroristas (en este caso Brigadas Rojas) lo que buscaban o pretendían fundamentalmente era publicidad, si silenciáramos sus actuaciones, dejarían de matar. La idea siendo ingeniosa, no triunfó: Se impuso el sagrado derecho que tiene la sociedad a conocer la realidad de todo cuanto acontece. Sin tapujos, descarnadamente. Al "Mal" hay que ofrecerlo tal cual. Sólo así se hará rechazable y rechazado lo más pronto posible. . . . Hasta aquí, la de Ética. Mañana, la Estética. César R. Docampo

http://lacomunidad.elpais.com/latabernadelosmares/2009/02/19/aldo-moro-fue-secuestrado-las-brigadas-rojas-/
2009-02-19T17:56:49Z
César latabernadelosmares@yahoo.es

No hay comentarios:

Publicar un comentario