martes, 16 de septiembre de 2014

A PROPÓSITO DE UNAS DECLARACIONES...

A PROPÓSITO DE UNAS DECLARACIONES... ...VERTIDAS POR EL DR. PAULO UBIRATAN, médico director de un hospital de Pôrto Alegre (Rio Grande do Sul, Brasil). =================================== Vaya en primer lugar mi franco agradecimiento por vuestras opiniones tan sinceras y cordiales. Sin embargo (a manera de colofón porque siempre el reverso de la Verdad tiene cien mil formas y un espacio ilimitado), quiero deciros lo siguiente: PRIMERO: Cuando yo tuve conocimiento de las respuestas vertidas por ese ilustre "matasanos" en Pôrto Alegre (Rio Grande do Sul, Brasil), me pareció bonito colocarlas aquí porque estaba yo seguro del gran SENTIDO DEL HUMOR que habita en nuestros conspicuos lectores y del que puede dar fe esa gracia, desenfado y salero, con los que tan buenos ratos nos hacen disfrutar Carisdul y su extraordinario elenco de interlocutores. Ya decía Terencio que "Una falsedad camina tras los pasos de otra", lógicamente. Y me refiero a esa maravillosa estética en el juego de las mentiras. SEGUNDO: De entre todas las respuestas y consejos del susodicho doctor brasileiro, me permití eliminar uno con el fin de no suscitar más carcajadas. A saber: Que "para disfrutar de una buena salud, sería muy importante practicar el sexo a destajo y sin mesura". Por lo cual, se me ocurre citar a todo un San Agustín; no porque viviera en Cartago (una ciudad abierta al mar y a la trashumancia de muy ansiosos visitantes), y se relacionase (y demás cosas) con las meretrices, lumias, churranas y pelanduscas (tan exuberantes por aquellos puertos del único camino entre el Oriente y el Occidente que entonces era el Mediterráneo), y lo hacía con tanta asiduidad que nos consta cómo San Agustín hasta tuvo un hijo con una de esas extraordinarias féminas, situación que explica las lágimas de su cristiana madre Santa Mónica...; San Agustín (y a ver si, de una vez, salta lo que os quiero decir), San Agustín -digo-, afirmaba que a los hombres no se nos dio el habla para que nos engañáramos mutuamente, sino para que compartiéramos la Verdad unos con otros. Algo parecido quiso decirnos San Atanasio: "Si el mundo va en contra de la Verdad, entonces Atanasio va en contra del mundo". Pero pienso yo que, siendo muy importante decir la verdad, más difícil es saber decirla y acertar con el tiempo y la forma. Aquí y ahora yo no intento bailar mejor que los demás; sólo intentaré bailar mejor que yo mismo. Esta frase tampoco es mía; es de un tal Mijail Baryshnikov. ... ... ... Y, por si no quedó claro todo este rollo, permitidme ilustrarlo con una anécdota: En cierta ocasión, un ilustre ejecutivo se fue de vacaciones por primera vez en diez años. El primer día de viaje recibió un fax de su asistenta que decía: "Su gato ha muerto". Leyó atónito aquel escueto mensaje y la telefonea de inmediato y le pregunta: -¿Por qué me ha mandado un fax que dice "su gato ha muerto"? -¿Qué quiere decirme? -pregunta ahora la asistenta-. El gato ha muerto -repite. -Pero no me dé una mala noticia así, tan lacónica, a través del fax -le dice el ejecutivo-. Cuando tenga que dar malas noticias, hágalo de una manera gradual y escalonada. Sea más diplomática. Me ha destrozado las vacaciones. -¿Y qué tendría que haber hecho? -pregunta la buena mujer. Entonces, nuestro aflijido ejecutivo de vacaciones le responde: -Pues haberme preparado un poquito. Haberme enviado primero un fax diciendo que el gato está en el tejado; después otro avisándome de que se había caído; al cabo de unas horas, un nuevo mensaje para decirme que estaba en el veterinario; y, cuando ya estuviera yo preparado, mandarme otro fax para comunicarme su muerte. ¿Se entera usted? La próxima vez que tenga que darme una mala noticia, hágalo de este modo. -Muy bien, así lo haré -concluye la asistenta. Tres días más tarde, aquel ejecutivo (que estaba disfrutando de sus vacaciones por primera vez en diez años) recibió un fax con el siguiente texto: "Su madre está en el tejado". ... ... ... Esta exquisita anécdota la podréis leer en ese estupendo libro de Tom Morris que tiene por título "Si Aristóteles dirigiera General Motors". Pásenlo bien y os quedo agradecido por compartir vuestro tiempo, talento y aciertos. Que Dios os lo pague y un fuerte abrazo. César R. Docampo
http://lacomunidad.elpais.com/latabernadelosmares/2010/04/25/a-proposito-unas-declaraciones-/ 2010-04-25T18:25:04Z César latabernadelosmares@yahoo.es

No hay comentarios:

Publicar un comentario