lunes, 15 de septiembre de 2014

1er. ENCUENTRO ZAPATERO-RAJOY (68)
Responder citando
En el periódico El País, de ayer martes, Pablo Ordaz afirmaba que el Presidente Zapatero se había preparado teniendo como referente los viejos debates de campañas en EEUU. Concretamente aquel entre Kennedy y Nixon en 1960. Escribe Pablo Ordaz: “…el principal error de Richard Nixon fue afeitarse por la mañana. A la hora del debate, el maquillaje no fue capaz de taparle la barba y los norteamericanos que siguieron el duelo por televisión estimaron que Nixon no tenía el aspecto de alguien a quien comprar con tranquilidad un coche usado. Fue el 26 de septiembre de 1960, y aquel debate -el primero de la historia retransmitido por televisión- fue ganado por John F. Kennedy, un tipo muy bien afeitado. A noche, salvando las distancias, pasó en Madrid algo parecido…”. Es cierto; pasó algo parecido. Pero no en la forma que lo cuenta Pablo Ordaz. Ha sido al revés. Veamos: En las Escuelas de Periodismo y Televisión, siempre se nos hablaba sobre aquel debate Nixon-Kennedy. Que por cierto, no fue un debate, fueron cuatro: EL PRIMERO, el 26-IX-1960, centrado en cuestiones internas. El SEGUNDO, el 7-X-1960. Sobre diversos problemas de EEUU en islas frente a China. El TERCERO, el 13-X-1960, tema EEUU y la política con China. Y el CUARTO debate, el día 21-X-1960, sobre las relaciones con Cuba. . . . El primer Debate (26-IX-60), entre el joven senador de Massachusestts John F. Kennedy y el vicepresidente Richard Nixon, fue seguido por radio y por televisión. Los que escucharon el programa por radio dieron a Nixon como ganador. En cambio, los 70 millones de televidentes vieron en Nixon a un candidato enfermizo, sin el carisma y vitalidad de Kennedy. Para nada influyó el que Nixon se hubiese afeitado (Sí/No) por la mañana. Nada de eso. La realidad de los hechos es que Nixon, en Agosto, se había lesionado muy gravemente una rodilla; había estado dos semanas hospitalizado; había perdido 10 kilos de peso; y su rostro estaba muy pálido. El maquillaje que le administraron dejó un rostro, tan cargado de cremas y polvos, que con el “orticón” de las cámaras, aquel rostro de Nixon de por sí tan adusto resultó muy dramático; sin la limpieza y claridad del guapo y joven Kennedy. Los 70 millones de televidentes, al acabar el programa, preferían votar a Kennedy. Pero ello no fue definitivo. A pesar de todo, Kennedy ganó por muy pocos votos. Y su triunfo se debió más a lo que dijo que a su fotogenia. Aconteció esto en la CUARTA contienda-TV ( 21-X-1960) sobre la política a seguir frente a Cuba. En un momento de las últimas réplicas y contrarréplicas, el entrevistador le hizo a los dos la misma pregunta: “En el caso de que, siendo presidentes, se vieran en la situación obligada de traicionar a la nación o traicionar a su conciencia, ¿qué harían ustedes?”. Nixón se perdió en un tobogán de frases, mucho mover los brazos y palabras, palabras y más palabras. A continuación habló Kennedy. Fue muy directo y claro. Sin más ambages, contestó: “Si me encontrase en esa situación… o traicionar a mi patria o traicionar a mi conciencia, renunciaría al cargo”. Así, con estas palabras, fue como Kennedy se adueñó de muchas conciencias, y alcanzó la Presidencia. Algo así he observado yo a noche: Nuestro Presidente José Luis Rodríguez Zapatero se asemejó a Nixon; Rajoy, a Kennedy. El Sr. Zapatero, después de lo que ha hecho durante estos cuatro años, sin tocar suelo, sin acertar a comunicarnos qué es lo que quiere de España, no parando de gritar que España no se rompe, que está más unida que nunca, que es alegría, y que no quiere más que la paz para España, a costa de lo que sea y como sea… Así, así, en mítines muy altisonantes, sólo acusando a los demás, siempre con esa manía fija y paranoica de ir contra la derecha, pero siendo él incapaz de saber poner en su sitio a los enemigos de España; teatralizando que ha traído las tropas de Irak, pero no nos cuenta cómo por detrás fue Bono a EEUU a entregarles el cuartel de Retamares a la OTAN y a la CIA (de esto no nos hablaron); negando en las Cortes que se las entendía y seguía negociando con la ETA, arrodillado ante unos señores que a los del PSOE les llamaban “gorrinos”; mirando a las víctimas de los terroristas con las cejas fruncidas, como las tenía a noche, que en eso la cámara-TV es cruel; mintiendo a cada dos por tres; viajando en avión particular a veranear en mansiones reales, mientras a los cocineros y empleados de servicio los transportaba en aviones de carga; de tal manera que, más de un analista, más de un socialista (no me refiero ni a Rosa Díez ni a Redondo Terreros), llegaron a describirle con psicología de Nerón, Calígula o Herodes. Así se ha escrito, querido Presidente, porque, siendo asistido usted por un inmenso elenco de asesores (cerca de 700, entre ellos algún premio Nobel como Amayrta Sen o un tal Joseph Stigliz), usted no ha hecho otra cosa que vender humo, perdiendo credibilidad, y desapaciguando a España por los cuatro costados. De ahí que el señor Rajoy, ayer por la noche, dijo no saber a qué Presidente debía adherirse, si al que paseaba a de Juana Chaos por San Sebastián o al que lo encerraba en la cárcel porque le convenía electoralmente. Qué pena que al presentador, señor Manuel Campo Vidal, no se le ocurriera, para cerrar el encuentro, la siguiente idea o pregunta, ésta: “En dos minutos, díganle a los telespectadores qué es para ustedes ESPAÑA. Y qué harían en el caso hipotético de que, actuando traicionaran a ESPAÑA y a los españoles; y no actuando, traicionasen a su conciencia. . . .

http://lacomunidad.elpais.com/latabernadelosmares/2008/02/27/1er-encuentro-zapatero-rajoy-68-/
2008-02-27T13:58:06Z
César latabernadelosmares@yahoo.es

No hay comentarios:

Publicar un comentario