lunes, 15 de septiembre de 2014

EL CANDOR DE UNA NIÑA: La "niña" de Rajoy (69)
Imagínense ustedes a una niña chiquitina:
¿Qué no podrá una niña, con los brazos en alto, dirigidos siempre hacia su madre? Una niña así puede adueñarse de una vela, de una cometa, o de una Verdad. Sea una VERDAD deletreada, y ya es mucho. Sea ES-PA-ÑA o A-N-D-A-L-U-C-I-A, también deletreadas (por un partido y su líder en estas elecciones), y ya es mucho, porque entonces las manos de esa niña, ¿qué no puede una niña?, se estarán posesionando, estarán ganando sitio y razón.
Eso fue lo que aconteció en el primer encuentro entre Zapatero y Rajoy, retransmisión firmada por el realizador Fernando Navarrete. Donde Rajoy finalizó su intervención con la metáfora de la pureza, eso que tanto les falta a los políticos y gobernantes.
PP y Rajoy, adueñándose de un artilugio tantas veces alentado por los spots publicitarios, donde cristaliza la famosa teoría del “esse est percipi” de Berkeley; exultante principio que reduce la estructura absoluta de las cosas a la forma cómo son percibidas, puso la pica en Flandes. En el sentido de que la imagen de una niña, bien manipulada estéticamente, alentaba una nueva valoración de las cosas.
. . .
Entonces el PSOE siempre refractario a todo cuanto provenga del PP y la “derecha cavernaria”, allá que se lanzó, perdiéndose en reproches e ironías.
Pero enseguida se dieron cuenta de que la evocación de esa niña imaginaria les había cogido de sorpresa y estaba calando en la sociedad. En todas partes aparecieron artículos del siguiente calibre: “La niña de Rajoy conquista todas las conciencias y puede ganar votos”.
Tanto en Ferraz como en Gobelas se atusaban la barba bajo las cejas fruncidas de don José Blanco. ¿Qué hacemos?, se decían. Hasta que dieron con la solución:
Y es así como hoy en los telediarios hemos visto a un Zapatero subiendo al tablado de una inmensa tribuna y llevando de la mano a una niña chiquitina con un ramo de flores llegado desde Holanda o las costas de Chipiona.
Por un momento recordé aquella pléyade de anuncios en TVE, donde nos mostraban a niños arrastrándose por el suelo hasta alcanzar un botella de agua mineral o cualquier cosa que nos querían vender, valiéndose de una ley: La asociación de imágenes. Si los niños transmiten pureza, nuestro inconsciente automáticamente nos incitaba a comprar aquello a lo que se abrazaba el niño y lo chupeteaba.
Perfecto.
El PSOE, en poco tiempo, olvidó los reproches a Rajoy mas apoderándose de su niña talismán. Esa niña cogida de la mano por Zapatero, querámoslo o no, le perdona a nuestro Presidente todos los desaguisados que el PP le viene echando en cara. Y nos lo convierte en un ángel transido de honestidad e inocencia.
Pero, así las cosas, el Partido Socialista debiera tirar de cartera y pagarle el Canon a los del PP.
Porque… ¿qué no puede una niña, con un ramo de flores en una mano y con la otra sosteniendo la de Zapatero? Una niña así puede adueñarse de una vela, de una cometa, de todo el mundo o de una Verdad. Sea una VERDAD deletreada, y ya es mucho. Sea ES-PA-ÑA o A-N-D-A-L-U-C-I-A, también deletreadas, y ya es mucho. Y entonces, las manos de esa niña, ¿qué no puede una niña?, se están posesionando, están ganando sitio y razón.
César R. Docampo





























http://lacomunidad.elpais.com/latabernadelosmares/2008/03/01/el-candor-nina-nina-rajoy-69-/ 2008-03-01T18:14:27Z César latabernadelosmares@yahoo.es

No hay comentarios:

Publicar un comentario