lunes, 15 de septiembre de 2014

¿ A QUIÉN PRETENDEMOS FAVORECER CON ESTA LEY DEL ABORTO?


¿A QUIÉN PRETENDEMOS FAVORECER CON ESTA LEY DEL ABORTO?
¿ES MALO MATAR PORQUE ESTÁ PROHIBIDO, O ESTÁ PROHIBIDO PORQUE ES MALO? ¿ABORTAR SÓLO SERÁ MALO SI SE PROHIBE, O HAY QUE PROHIBIRLO PORQUE EN SÍ ES MALO? ¿LLORAMOS PORQUE ESTAMOS TRISTES, O ESTAMOS TRISTES PORQUE LLORAMOS? ============== Tres preguntas muy sencillas y, a la vez, una “aporía” de difícil explicación. "Aporía" que implica la existencia de dos formas de pensar, juzgar y actuar; el doble posicionamiento de la Iglesia y del Gobierno de España ante la realidad del aborto. Dos ángulos de interpretación con rostro humano: IUSNATURALISMO (en este caso, teología de bolsillo del obispo Juan Antonio Martínez Camino), y POSITIVISMO JURÍDICO (en este caso, salto de cama de Leire Pajín). Los obispos declaran que votar a favor de una ley del aborto es incurrir en “herejía”, es caer en “pecado mortal público”; y Leire Pajín, en cambio, sólo se aferra a los esquemas laicos de esta vida. ¡Los tiempos cambian que es una barbaridad! ¿Saben ustedes que en la antigüedad el poder sobrenatural no sólo no entraba en colisión con el temporal, sino que lo apoyaba y constituía, a pesar de que cada grupo adoraba a sus dioses? Las instituciones antiguas, de no haber tenido en cuenta a las creencias, hubiesen resultado oscuras, extrañas e inexplicables. Las instituciones y las leyes, desde la madriguera de las creencias, al momento ganaban sentido y claridad. Una religión primitiva constituyó la familia griega y romana, estableció el matrimonio y la autoridad paterna; determinó los rangos de parentesco, consagró el derecho de propiedad y el derecho de herencia. La religión amplió y extendió la familia, formando una asociación mayor, la ciudad. La ciudad recibió de la religión sus principios, sus reglas, sus costumbres, sus magistraturas. Religión, Derecho y Gobierno eran una sola cosa. El Estado era comunidad religiosa; el rey, un pontífice; el magistrado, su sacerdote; la ley, una fórmula santa. El patriotismo era piedad y el destierro era excomunión. Herodoto cuenta que cuando los atenienses quisieron declarar la guerra a los eginetas, tributaron culto durante treinta años a Eaco, dios protector de Egina, para que el dios agradecido a sus sacrificios, abandonara a los eginetas y favoreciera a los atenienses. . . . Con el Cristianismo cambiaron todos los esquemas. Ya no hay culto de la familia, ni culto de la ciudad. La nueva Iglesia es Una. Habrá muchos miembros, pero entre todos forman un solo cuerpo místico. Ya no hay gentil ni judío, bárbaro ni escita. Todo el género humano estará ordenado en la unidad. Y dice Jesús: “Dad a Dios lo que es de Dios y al César lo que es del César”. La Iglesia cristiana es “una”; y, por primera vez, lo que se debe a Dios está diferenciado de lo que se debe al Estado. Esto abrió la posibilidad de que el orden político y el orden religioso entrasen colisión. El orden político dispone de sanciones penales, puede privarnos de bienes que se disfrutan en la sociedad que él ordena. El poder religioso puede privarnos de bienes que nos ayudan a nuestra salvación. El Estado puede aplicarnos el destierro; la Iglesia, la excomunión. Pero teniendo siempre en cuenta que los fines de la Iglesia afectan a la última determinación del destino humano. Continuará. César R. Docampo
http://lacomunidad.elpais.com/latabernadelosmares/2009/11/14/-a-quien-pretendemos-favorecer-con-esta-ley-del-aborto-/ 2009-11-14T08:37:24Z
César latabernadelosmares@yahoo.es

No hay comentarios:

Publicar un comentario