lunes, 15 de septiembre de 2014

¿NUEVA LEGISLACIÓN SOBRE EL ABORTO? ...BAJO LA BATUTA DE LA EXCMA. SRA. Ministra de Igualdad, Bibiana Aído Almagro. =========================================== EXPOSICIÓN DEL PROBLEMA: http://www.diariosur.es/20090307/sociedad/jovenes-tienen-muchos-datos-20090307.html =================================== POSICIONAMIENTO DEL MINISTERIO DE IGUALDAD: "¿Por qué ahora?" Artículo de Bibiana Aído Almagro. http://www.elpais.com/iphone/index.php?module=iphone&page=elp_iph_visornoticias&idNoticia=20090306elpepiopi_5.Tes&tipo=TRB =================================== En síntexis, las declaraciones de la ministra de Igualdad pretenden decirnos que: -Si las menores de entre 16 y 18 años pueden decidir si se casan o tienen hijos, pueden hacerlo también sobre la interrupción voluntaria del embarazo, sin necesidad del consentimiento paterno. -La legislación, en estos momentos, establece que una persona puede decidir a partir de los 16 años sobre cualquier intervención quirúrgica o tratamiento médico al que quiera someterse, salvo los ensayos clínicos, la reproducción asistida y el aborto. Pero, desde hace seis meses y bajo la batuta de la ministra de Igualdad, viene trabajando un comité de expertos con el fin de sustituir la ley actual por una norma de plazos que permita el aborto libre hasta la semana 14 y hasta la 22 cuando exista un grave peligro para la vida o la salud de la mujer o se detecten graves anomalías en el feto. Considera también este comité que el reconocimiento de la interrupción voluntaria del embarazo debe regularse en la futura ley, no en el Código Penal, y que en ningún caso las mujeres que aborten sean castigadas con penas de prisión. Aído pretende sentar las bases y dice abogar por una ley "sensata, garantista y a la europea". Dice apostar por "la mejor ley posible" que solucione los problemas y que aporte garantías de seguridad jurídica a las mujeres, a los profesionales y al "no nacido que no dependa de su madre para sobrevivir". Hasta el momento -afirma la ministra en su artículo "¿Por qué ahora?", publicado en El País de ayer- se trata tan sólo de las propuestas de su ministerio tras seis meses de reuniones con un comité de expertos, recomendaciones que el Gobierno tendrá en cuenta a la hora de elaborar la nueva ley junto con las de la subcomisión de Igualdad del Congreso aprobadas el pasado 18 de febrero. Recomendaciones que, a mi juicio, encubren una apología muy bien "apañada" sobre una forma de aborto "tutti-frutti". El artículo "¿Por qué Ahora?" de la joven ministra me suena a música celestial, además de sustentarse y encubrir aquella paradoja lógica muy conocida por los filósofos de la antigüedad que, en su versión más sencilla, podría titularse "Miento". Se trata de proposiciones que son verdaderas con tal de que sean falsas, y son falsas con tal de que sean verdaderas. . . . Señora Ministra, yo admito su buena voluntad así como el empeño de atajar un verdadero y muchas veces dramático problema. No es mi intención embestir ni mucho menos menospreciar su loable trabajo en ese ministerio de Igualdad. Me consta que a usted, al Gobierno y a todos los españoles de bien nos interesa respetar y defender la VIDA, por encima de todas las cosas. No pretendo reprocharle nada, señora Ministra, mientras sus esfuerzos y su trabajo estén acordes con el bien de la sociedad. Me gustaría que, al regresar a su casa o a su hermoso pueblo Alcalá de los Gazules, en el reposo grato y tranquilo de su lar, tomase en sus manos aquel libro del poeta Amado Nervo que lleva por título SERENIDAD. En las primeras páginas, puede leer este poema: "Solidaridad". Dice así: Alondra, ¡vamos a cantar! Cascada, ¡vamos a saltar! Riachuelo, ¡vamos a correr! Diamante, ¡vamos a brillar! Águila, ¡vamos a volar! Aurora, ¡vamos a nacer! Y yo le añado: Criaturita mía, fruto de un acto de apasionado amor, ¡Vamos a vivir! ¡A cantar! ¡A saltar! ¡A correr! ¡A brillar! ¡A volar! ¡A nacer! … Y añado yo: ¡A vivir! ¡No a morir! Usted, repito, ha tenido la suerte de nacer en ese bellísimo pueblo de Alcala de los Gazules, fruto de un amor entre un hombre y una mujer. Pero, además, usted ha tenido la suerte de nacer porque ni en la primera, ni en la sexta, tampoco en la doce, ni en la 24 o antes de la 36 semanas... su madre en ningún momento se vió empujada a abortar. Y si se hubiera visto, seguro que no lo haría. ¡Mi enhorabuena, ministra de Igualdad! Todos nos alegramos. Y que viva y disfrute en esta Tierra muchísimos años, por haber NACIDO. Y ahora, por favor, escucheme: Yo he visto imágenes sanguinarias por su crueldad, donde, estremecidos, observamos cómo un aparato entra en el útero de una mujer, para coger y triturar a una niña, a una criatura de 12 semanas, con su cabeza, sus piernacitas y bracitos; la criatura conoce y siente que la van a atacar, repele al aparato triturador, se aparta, se escurre, rechaza a quien la quiere "tomar para morir". ¿Usted no ha visto estas imágenes, verdad? ¿No? Entonces, no tiene la suficiente información; carece de "autoridad" para encabezar una nueva Ley "proabortista". Y se lo digo con todo mi respeto. Usted, igual que ese niña, trataría de sortaer el peligro. Pero no hizo falta. Gracias a Dios, gracias a una madre y a familia como debe ser; usted, después de concebida, ha tenido la suerte de nacer, de vivir, y llegar a ser Ministra de IGUALDAD. Y, resulta que, desde el estrado que le pagamos todos los contribuyentes, señora ministra de Igualdad, usted y todo ese comité de expertos predican la DESIGUALDAD. Que unos nazcan, pero que otros mueran. Mire usted: El Estado con todos sus imponentes recursos tiene la obligación de posicionarse al lado de y en favor de todas las mujeres, de todas esas muchachas que de pronto (como fuere) se encuentran en la angustiosa situación de parir a la sombra o en las catacumbas de una sociedad indiferente cuando no hostil. Mire usted: Cuando una "tía" (perdóneme la expresión) se entrega a un hombre, lo que venga lo bendice Dios. Y el Estado con su Gobierno y todo su poder no es quien para sesgar una vida que se inició desde el Amor. Un Estado que no sirva para ayudar, respetar y defender la Vida frente a la muerte, es una piltrafa asquerosa o finiquitada. . . . Alondra, ¡vamos a cantar! Cascada, ¡vamos a saltar! Riachuelo, ¡vamos a correr! Diamante, ¡vamos a brillar! Águila, ¡vamos a volar! Aurora, ¡vamos a nacer! Y yo le añado: Criaturita mía, fruto de un acto de apasionado amor, ¡Vamos a vivir! ¡A cantar! ¡A saltar! ¡A correr! ¡A brillar! ¡A volar! ¡A nacer! … Y añado yo: ¡A vivir! ¡No a morir! ==================== César R. Docampo
http://lacomunidad.elpais.com/latabernadelosmares/2009/03/07/-nueva-legislacion-sobre-aborto-/ 2009-03-07T12:13:21Z
César latabernadelosmares@yahoo.es

No hay comentarios:

Publicar un comentario