martes, 23 de septiembre de 2014

ESTA SEGUNDA GRAN DEPRESIÓN ECONÓMICA...


ESTA SEGUNDA GRAN DEPRESIÓN ECONÓMICA... ...También pudiera desencadenar la TERCERA GUERRA MUNDIAL Sionista. _____________________________________________________ ... ... ... Si pensamos en España: TODO SON DESENGAÑOS. Un día…, nos dijeron que íbamos a entrar en Europa, un club de ricos. Y, ahora, resulta que somos bastante más pobres de lo que éramos antes. Lo peor de todo es que Europa no nos deja crecer. Antes podíamos emitir moneda. Ahora no. Hemos perdido soberanía. No podemos pagar la deuda española. Nuestra deuda está creciendo cada vez más. Y vivir dentro del euro, en estas condiciones, es terrible. Dicen unos que, para salir del euro, los costos serían inmensos. Otros en cambio dicen que, para mantenernos en el euro, los costos serán mayores. Esto…, ¿qué es? ¿A dónde vamos? ¿A dónde nos llevan? Si no podemos cambiar de moneda, ¿por qué no hacemos una cosa? Cambiar la Ley. Cambiar las normas. Esto me hace recordar aquel film de Rudolf Maté: “Cuando los mundos chocan”. Película cuya tesis apunta a una conciencia del mundo como unidad, especialmente en ocasiones graves. Cuando los problemas son comunes, comunes han de ser también las soluciones. Y, si no, la solución que nos queda no es otra que la GUERRA. Destruirlo todo y volver a empezar de nuevo, como se hizo en la Segunda Guerra Mundial. … … … A Heráclito de Éfeso le llamaban el “filósofo llorón”. De familia aristocrática, altanero y desdeñoso, al final de sus días se retiró del mundo y vivió en los montes. Siempre utilizaba la misma metáfora para expresar las leyes que rigen el mundo: La discordia y la guerra. “Pólemos pater pantom; kai pantom, pólemos”. “La guerra es el padre de todas las cosas; y de todas las cosas, la guerra”. Dos mil y pico de años después nacía Hegel en Stuttgart, un 24 de Agosto de 1770. Se educó en el Seminario teológico de Tubinga y fue amigo del poeta Hölderlin. En Hegel, aunque sus ideas reposan sobre el suelo vital de una visión religiosa del mundo, subyace en ellas una solapada apología de la guerra. En la batalla de Jena contra el invasor Napoleón murió un hermano suyo y él perdió su cátedra. Sin embargo decía: “He visto al Emperador a caballo, he visto la Razón a caballo”. En la conciencia de Hegel habitaba un elemento pasional heredado de Baruch Spinoza, al que tenemos que sumarle el conocimiento de aquella hermosa jungla de vivencias e ideas que Balzac había expuesto con extraordinaria lucidez en sus dos obras: “La comedia Humana” y “Las Ilusiones perdidas”. “Hegel es el álgebra de la revolución”, gritó una vez Alejandro Herzen. Y lo fue. Hegel es el abuelo del fascismo italiano, del nacionalsocialismo alemán y del marxismo ruso; tres ideologías culpables de más de cien millones de muertos en guerras. Si, por desgracia, fuese ineludible una TERCERA GUERRA MUNDIAL, tal vez pudiera darse la siguiente tristísima realidad: No habría ni siquiera alguien para gritar: ¡TODO HA SIDO UN ABSURDO DISPARATE! César R. Docampo http://lacomunidad.elpais.com/latabernadelosmares/2013/04/23/esta-segunda-gran-depresion-economica-/ 2013-04-23T18:32:41Z César latabernadelosmares@yahoo.es

No hay comentarios:

Publicar un comentario