martes, 23 de septiembre de 2014

EN CAMPILLOS, MÁLAGA, SOL Y SU MEMORIA DESATENDIDA.


EN CAMPILLOS (Málaga), EL SOL Y SU MEMORIA DESATENDIDA... [b] ...BRILLABAN ANTES DEL AMANECER. ----------------------------------- Noticias tan dolorosas como el suicidio de un padre a la edad de 32 años, junto al fallecimiento de su hija de 6 años, observo que no han merecido sino el asombro o el espanto de todo Campillos y una oración por el Eterno descanso de ambos. Quiero unirme al desconsuelo y a los sentimientos de esas entrañables familias que acaban de perder a sus seres queridos. Quiero felicitar al Excmo. Ayuntamiento por su rapidez y congruencia en disponer todas las cosas. Y felicitar a su alcalde, Jesús Galeote, por sus palabras tan sencillas, tan prudentes y acertadas frente a los medios de comunicación. Considero (y permítanme ustedes poder decirlo) que la impecable actuación de las autoridades de nuestro querido pueblo de Campillos, incluyendo al nuevo cura párroco, todos vosotros habéis demostrado que el ser humano tiene el sagrado derecho de ser querido y respetado con toda dignidad. Que la convivencia ha de ser fruto de un amor. Y que el amor es compartir. Es construir fronteras, respetando las fronteras que nos separan y que, a la vez, nos unen a todos. Eso es un PUEBLO. Solamente tengo una tremenda duda: ¿Por qué Dios permite el Mal? Ese Dios Omnipotente y Omnisciente, que -dicen- es nuestro Padre y vela constantemente por todos nosotros. Por qué abandonó a esa inocente niña de seis años, y a su madre y a su padre y a toda la familia. ¡Dios mío, por qué les has abandonado! Es el título de la canción que les ofrezco en la voz de Juan Antonio Ordóñez. … … … … … … Algunas veces -escribía Aristófanes- nuestra conciencia rebasa a la Razón para fundirse en la locura, con lo SOBRENATURAL, antes de morir. Todos hemos de morir. Basta un segundo. No queremos que el gozo nos retenga. Un respiro es bastante. Mientras tanto… ¿Por qué, en la caja de la bella Pandora todavía se guardan las enfermedades, los vicios, el envejecimiento y la locura? Lo reconoce y dice muy claro aquel poeta leonés, Victoriano Cremer: "Retorno de nuevo a los caminos de la fatiga luminosa; al campo abierto, en guerrillero empeño, con la muerte al costado. Y quiero perderme. Quiero encontrarme eterno, en el reino del llanto". César R. Docampo http://lacomunidad.elpais.com/latabernadelosmares/2013/04/03/en-campillos-malaga-sol-y-su-memoria-desatendida-/ 2013-04-03T17:52:52Z César latabernadelosmares@yahoo.es

No hay comentarios:

Publicar un comentario