lunes, 15 de septiembre de 2014

EL HOMBRE ES LAICO, PERO PIENSA EN DIOS.
En la prensa de hoy he visto dos asertos que acaparan mi atención: PRIMER ASERTO: “Somos laicos, pero nos interesa Dios” SEGUNDO ASERTO: “En esta España, cada vez más agnóstica, crece la curiosidad por lo sagrado”. Lo confirma ese “boom” editorial donde se pone de manifiesto que la gente busca respuestas distintas a las que nos da el cristianismo o religión oficial. . . . Yo pienso que el hombre, en cuanto especie, ha recorrido un largo camino. Aquella criatura que se puso de pie hace un millón de años domina ya la tierra y está a punto de ocupar otros planetas. Las posibilidades de la ciencia parecen ilimitadas y excitan la mente de intelectuales, artistas y escritores, y también la de los propios protagonistas de la aventura científica para hacerse dueños del futuro, a la búsqueda de un Absoluto, lo mismo que aconteció en el siglo XIX, cuando la razón se nos hizo romántica. Pero acabó sumergiéndose en los irracionalismos, EXISTENCIALISMOS, nihilismos, voluntarismos y pesimismos. Cada vez son más los equipos de trabajo que se ocupan de anticipar en alguna manera cuáles serán las líneas maestras del mundo futuro. La prospectiva ha dejado de ser una dudosa aventura intelectual para convertirse poco a poco en algo que pueda llegar a ser una ciencia fascinante. En todos los informes de esos científicos de la futurición, son muchos los pronósticos que se refieren al futuro más o menos inmediato de nuestro psiquismo: así, el aprendizaje onírico, la percepción extrasensorial, la potenciación de las aptitudes por la vía genética, los nuevos medios de aprendizaje, éste mundo de dónde viene, a dónde vamos, qué hay después de la muerte, ¿existe ese Dios perfecto, omnipotente, creador y fin de todo, que nos ama, es nuestro padre y vela por nosotros en cada momento? La sabiduría humana se mueve entre dos enigmas que parecen indescifrables por principio. A saber: el misterio del primer origen de todas las cosas y la estremecedora incógnita del último fin. Es pues, entre los límites insalvables de este enigma, donde seguirá la mente humana afanándose por disfrutar y perfeccionarse a sí misma. De momento, parece que el hombre sólo piensa en pasarlo bien, camuflándose cada cual en los campos de su memoria. Pues eso: ¡Felices vacaciones! César R. Docampo
http://lacomunidad.elpais.com/latabernadelosmares/2008/08/06/el-hombre-es-laico-pero-piensa-dios-/ 2008-08-06T18:16:00Z
César latabernadelosmares@yahoo.es

No hay comentarios:

Publicar un comentario