martes, 23 de septiembre de 2014

JERUSALEM, LOS SECRETOS DE UNA ALIANZA...


JERUSALÉN, LOS SECRETOS DE UNA ALIANZA. b] ... JERUSALEM (En hebreo, Jerushalayim), distrito y Ciudad capital de Israel (557 km2, y 622.700 habitantes), hoy se encuentra dividida en cuatro barrios: musulmán, judío, cristiano y armenio. Entre sus monumentos destacan el Muro de las Lamentaciones, la mezquita de Omar y la mezquita de Al Aqsa, la iglesia de Santo Sepulcro, y, dentro de la puerta de Jafta, la llamada Torre de David. Ya, por el año 1500 a.C., se menciona a Jerusalem como capital del reino de los jebusitas. David la conquistó y la convirtió en corte de su reino. Fue destruida por Nabucodonosor (586 a. C.) y reconstruida al volver los judíos de la cautividad de Babilonia. Tito, hijo de Vespasiano, la destruyó de nuevo (70 d. C.) y la reconstruyó Adriano (130 d. C.). En el concilio de Nicea (325 d. C.), Jerusalem queda configurada como uno de los cuatro patriarcados superiores responsables de toda la cristiandad. Desde esa fecha hasta 1967, Jerusalem fue domeñada por unos y otros: los árabes (637 d. C), los cruzados (1099) , el sultán Saladino (1187), los ingleses (1917) hasta 1948 al estallar la guerra entre Israel y los Estados árabes, quedando ocupada parte por Israel y parte por la Transjordania. Pero, al ser considerada "Ciudad Santa" por las tres religiones (judaísmo, cristianismo e islamismo), la ONU propuso la creación de dos Estados, uno árabe y otro hebreo, y la internacionalización de la ciudad. Y el gobierno designó la ciudad de Jerusalem como capital del Estado (1950). Los países de la Liga Árabe acordaron convertir el sector jordano de Jerusalem en la segunda capital de Jordania. Hasta que, en 1967, durante de la guerra de los seis días, las tropas israelíes consiguen anexionar el sector jordano al Estado judío. He aquí, "groso modo", los avatares de una ciudad por nombre Jerusalem, en la que, hace más de dos mil años, aconteció la Última Cena, el beso de Judas, las negaciones de Pedro, el juicio ante Poncio Pilatos, la Crucifixión, Muerte y Resurrección de Jesús de Nazaret, por encima o más allá de la cobardía de sus discípulos y demás yantras mágicos. Acontecimientos que, en estos días, rememoran más de mil millones de personas desde casi todas las ciudades del mundo, porque la impar serenidad, el sufrimiento y la muerte de Jesús el Cristo a su edad más viril, se merecen el reconocimiento de todos los bien nacidos. ------------------------------------------------------------ César R. Docampo http://lacomunidad.elpais.com/latabernadelosmares/2013/03/29/jerusalen-secretos-una-alianza-/ 2013-03-29T22:19:23Z César latabernadelosmares@yahoo.es

No hay comentarios:

Publicar un comentario