martes, 23 de septiembre de 2014

FUNCIÓN Y ANHELOS DE LA MATRIX.


FUNCIÓN Y ANHELOS DE LA MATRIX.
EL PODER DE NUESTRA MENTE: Nuestra mente -dicen- es la que da forma al mundo material. Y el secreto de su poder radica en la consciencia de poder.
De entre todas las glándulas endocrinas, la Pineal (Hipófisis o cuerpo pituitario) es la que desempeña el papel más importante, porque sus secreciones condicionan muchos procesos metabólicos, bien de un modo directo o bien indirectamente, estimulando la actividad de otra glándula cuya hormona a su vez actúa sobre un proceso determinado.
La actividad de la Hipófisis es controlada, a su vez, por las secreciones de las glándulas que activa. Y así, la hormona tirotropa segregada por el lóbulo anterior de la Pituitaria estimula la secreción de la tiroxina por el Tiroides. Y cuando la cantidad de tiroxina presente en la sangre es suficiente, ésta actúa sobre la Hipófisis aminorando la secreción de la hormona tirotropa.
Con este mecanismo de regulación mutua, queda asegurado el equilibrio hormonal. La glándula pineal, por su amplio espectro de acción, recibe el nombre de “Centro regulador del sistema endocrino. Además de sincronizar la liberación de la melatonina, actúa como si fuera un reloj biológico.
GLÁNDULA PINEAL, LA NUEVA CONCIENCIA. … … …
Descartes, en su obra “De hómine”, a la glándula Pineal la denomina nuestro “tercer ojo”, considerándola como asiento o correlato físico del nuestra alma.
Pero…
Mucho antes, en el siglo III antes de Cristo, Herófilo de Calcedonia describe a la glándula Pineal y la considera como reguladora del flujo que es nuestra forma de pensar. El Dr. Rick Strassman relaciona la glándula pineal con el sexto chakra, o Ajna Ajna según la tradición védica; o la “ventana” de Brahma, según el hinduismo; o el “Ojo Celestial” del que hablan los antiguos chinos, así como el “Palacio Niwan” del taoísmo.
En general, la Hipófisis es la glándula que permite a nuestro cerebro el poder de percibir la “materia oscura”, los “universos paralelos”, el reino de la existencia de nuestro incosciente.
Deseo poner fin a este tipo de consideraciones, recordando a un filósofo francés, Gabriel Marcel (París, 1889-1973), máximo representante del existencialismo católico. Gabriel Marcel, autor de obras como “Del rechazo a la invocación”, “Diario metafísico”, “El misterio del ser”, “Incredulidad y fe”, es autor de otra obra: “Homo Viator” (El hombre viajero), donde resalta ese carácter itinerante del vivir humano; considerada nuestra existencia como si fuera un “camino” o “peregrinación”.
Los misterios no son problemas insolubles, sino realidades siempre imposibles de objetivar…, aunque, en algo, siempre nos iluminan.
En esta vida, constantemente nos estamos alejando, pero las cosas siempre son las mismas.
César R. Docampo




















http://lacomunidad.elpais.com/latabernadelosmares/2013/06/09/funcion-y-anhelos-la-matrix-/ 2013-06-09T20:15:52Z César latabernadelosmares@yahoo.es

No hay comentarios:

Publicar un comentario