domingo, 21 de septiembre de 2014

DESPEDIDA DE UN PREMIO NOBEL. GARCÍA MÁRQUEZ SE NOS ESTÁ MURIENDO DE UN CÁNCER LINFÁTICO.


DESPEDIDA DE UN PREMIO NOBEL. GABRIEL GARCÍA MÁRQUEZ SE NOS ESTÁ MURIENDO DE UN CÁNCER LINFÁTICO. “A los hombres les probaría cuan equivocados están al pensar que dejan de enamorarse cuando envejecen, sin saber que envejecen cuando dejan de enamorarse” “A los viejos les enseñaría que la muerte no llega con la vejez, sino con el olvido” “Trata de decir siempre lo que sientes y haz siempre lo que piensas en lo más profundo de tu corazón”. He aquí tres muestras de su testamento literario póstumo con el fondo de algunas imágenes sojuzgadas por su belleza desde más allá de Los Pirineos. LOS PILARES DE SU EDIFICIO LITERARIO: -Desde “La hojarasca” (1955), en la que nace Macondo… -Pasando por “El coronel no tiene quien le escriba” (1961), “Los funerales de Mamá Grande” (1962), “Cien años de soledad” (1967), cuyo primer lector campillero que yo recuerde fue José María Casasola Recio… -Siguiendo por “Relato de un náufrago” (1970), “El otoño del patriarca” (1975), “Crónica de una muerte anunciada” (1981), “El rastro de tu sangre en la nieve: el verano feliz de la señora Forbes” (1982), “El amor en los tiempos de cólera” (1985), “El general en su laberinto” (1989), “Doce cuentos peregrinos” (1992), “Del amor y otros demonios” (1994), “Vivir para contarla” (2002) -Finalizando con “Memoria de mis putas tristes” (2004): “El año de mis noventa años quise regalarme una noche de amor con una adolescente virgen. Esto es algo nuevo para mí. Yo era ignorante de las artes de la seducción y había elegido siempre a mi novia por una noche al azar, más por su precio de sus encantos, y habíamos hecho el amor sin amor, a medio vestir la mayor parte del tiempo y siempre en la oscuridad, por lo que podríamos imaginarnos a nosotros mismos como mejores de lo que se... Esa noche descubrí el placer inverosímil de contemplar el cuerpo de una mujer dormida sin las urgencias del deseo o los obstáculos de la modestia. Es un triunfo de la vida que las personas de edad pierden la memoria de las cosas no esenciales. No se consumen con el tiempo, el tiempo es una herramienta que talla lejos nuestro exceso, como un cincel chips de distancia de mármol para mostrar una obra de arte. Nunca he ido a la cama con una mujer que no cobró ... el momento en que yo tenía cincuenta años hubo 514 mujeres con las que yo había estado al menos una vez... Mi vida pública, en cambio, carecía de interés: los dos padres muertos, un soltero sin futuro, un periodista mediocre... y un favorito de los caricaturistas por mi fealdad ejemplar”. … … … ¿Es García Márquez un ateo como siempre se nos había dicho? He aquí su DESPEDIDA, su testamento último, más claro y veraz: https://docs.google.com/leaf?id=1YGih2Ws7YKS0mpfkMnOlhyODqr0zZ6InXj-OJhBGhyKiANdU_Txhv1Br59RG&hl=es&authkey=CMSPiJ0K César R. Docampo http://lacomunidad.elpais.com/latabernadelosmares/2011/05/29/despedida-un-premio-nobel-gabriel-garcia-marquez-se-nos/ 2011-05-29T12:13:47Z César latabernadelosmares@yahoo.es

No hay comentarios:

Publicar un comentario