viernes, 31 de marzo de 2017

LA BARCA ACALI...

LA BARCA ACALI...





Fue un experimento y una aventura únicos. En una balsa mínima, hombres y mujeres de diferentes países, idiomas, razas y religiones, buscaron una mejor comprensión, arriesgando voluntariamente sus vidas, aceptando voluntariamente ser estudiados y permitiendo que las investigaciones se publicaran para el mejor conocimiento de situaciones humanas de fricción, conflicto, violencia y agresión.
El relato del doctor Genovés es, a la vez, sobrio y alegre. No es necesario dramatizar cuando se tiene plena conciencia del riesgo que comporta lanzarse al océano en una cáscara de nuez.
El contacto con la muerte fue diario. El autor nos lleva a la balsa y nos habla de grandes olas, tiburones, ballenas, ciclones, tormentas, "hombres de guerra portugués", pensamientos de suicidio o de asesinato a bordo, celos, enemistades, incluso sexo, etc., con la pulcritud del hombre de ciencia consciente y tenaz.
Consta el libro en realidad de dos partes: el relato de la aventura y el significado del experimento. Una complementa a la otra. Interesa tanto lo que sucede en el transcurso de la travesía como el análisis que, en la segunda parte, realiza el autor de los hechos ocurridos, en función de conocer dónde estamos hoy en relación con los conceptos de familia, liderazgo, razas, agresividad, sexo, comunicación no verbal, comunidades, contaminación oceánica, etc.
En la primera parte se incluyen cuatro importantes secciones en las que la esposa del autor expone, a manera de contrapunto, lo que sucede fuera de la balsa y en relación directa con ella durante cuatro momentos clave: La salida de Las Palmas de Gran Canaria, el paso por la isla de Barbados, el ataque de apendicitis que en el Caribe sufre el doctor Genovés y la llegada a Yucután.
Un libro que, además de describir una proeza marina, se adentra en el problema del comportamiento humano. Para escribirlo, Genovés no ha precisado "novelar". La realidad brutal está, en este caso, por encima de la novela.

César R. Docampo

No hay comentarios:

Publicar un comentario