viernes, 24 de marzo de 2017

Desde aquella inolvidable "PENSIÓN AVENIDA": "A UNOS OJOS".

Desde aquella inolvidable "PENSIÓN AVENIDA": "A UNOS OJOS".


A unos ojos donde nació la alborada
y son establo callado del mito,
campanario lejano, 
fresales dormidos...

A unos ojos que no sé si olvidarlos,
si peregrinar por verlos,
si arrodillarme y conocerlos,
si, aventurando el corazón,
amarlos.

Si tus ojos se van...
Abrasaré mi piel contra el recuerdo,
llevaré mi corazón al mercado
-canción salvaje-
gritando.

Si tus ojos se van...
pondré luto en todas las cabañas,
corbatas negras en todos los fresales,
y estará Dios con alas blancas
-cuando yo lance un grito al anochecer-
sepultando el firmamento y el caballo de mi vida
bajo las aguas.

Cuando ciñas tu chal para el último viaje
y sientas la alegría de tu aventura,
cuando alguien cierre tus ojos, y su hermosura
se entierre bajo el lomo oscuro de los puentes,
recordaré
-¡qué triste!-
todas las imágenes
que, sobre el fondo de tus ojos,
duermen.

A unos ojos, que no sé si olvidarlos,
si peregrinar por verlos,
si arrodillarme y conocerlos, 
si, aventurando el corazón,
amarlos.


César R. Docampo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario