"Y transcurrieron los días. Y los años.
Y vino la Muerte y pasó su esponja por toda la extensión de la fraga y desaparecieron estos seres y las historias de estos seres.
Pero detrás todo retoñaba y revivía, y se erguían otros árboles y se encorvaban otros hombres, y en las cuevas bullían camadas recientes y la trama del tapiz no se aflojó nunca.
Y allí están con sus luchas y sus amores, con sus tristezas y sus alegrías, que cada cual cree inéditas y como creadas para él, pero que son siempre las mismas, porque la vida nació de un solo grito del Señor y cada vez que se repite no es una nueva Voz la que la ordena, sino el eco que va y vuelve desde el infinito al infinito".

EL BOSQUE ANIMADO. Wenceslao Fernández Flórez.

viernes, 29 de diciembre de 2017

INMENSA SOLEDAD.





INMENSA SOLEDAD:


Soledad inmensa, 
furtivo deseo de esperar callados,
la dulce nostalgia de la noche eterna,
soledad inmensa.
Anhelo infinito que sabe a destierro,
a sangre y a tierra,
desde el marchito hundido en el mundo
de mis pensamientos:
Soledad inmensa.
Dos estrellas que se fueron más allá.
Dos hiedras que no quisieron subir los muros de la Vida:
que habían dejado ellas,
Reinas absolutas de la soledad inmensa.

Espejo en que miro mis sentires todos,
dardo que me hiere cuando estoy a solas,
y roe mis entrañas, la noticia de dos muertes
Hoy que vuelvo, de nuevo, a gustar humilde
tu sabor caliente, no quiero llorar
y, en lugar de lágrimas, un canto de gozo
te dedico a ti, soledad inmensa.

César R. Docampo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario